La eliminación de los Bengals de Cincinnati de los playoffs de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) ha dejado la polémica por la actuación de los árbitros en la recta final del partido de la Ronda de Comodín de la Conferencia Americana (AFC) que ganaron a domicilio (16-18) los Steelers.

El más crítico con los árbitros y el receptor abierto de los Steelers, Antonio Brown, que protagonizó la jugada de la sanción que permitió a su equipo convertir el decisivo gol de campo, ha sido el esquinero Adam Jones, de los Bengals, que asegura que el rival fingió una lesión y los árbitros estuvieron “desastrosos”.

Jones reiteró durante una entrevista con “The Dan Patrick Show” este lunes que estaba seguro que Brown, “fingía” su lesión.

La acción se dio cuando Brown al recibir un golpe en la cabeza del apoyador de los Bengals, Vontaze Burfict, en un pase incompleto, se quedó tendido en el terreno de juego del Paul Brown Stadium, de Cincinnati, y se le diagnosticó conmoción cerebral.

Jones no se la creyó y además detallaba el castigo que recibió por asediar a un árbitro tras intercambiar palabras con Joey Porter, apuntó que el entrenador asistente de los Steelers seguía en el campo incluso cuando Brown ya se retiraba y “nos guiñó el ojo y todo”.

“Antonio Brown no estaba lesionado. Sé que estaba fingiendo”, aseguró Jones en el programa. “Vean la jugada. Si lo ponen en cámara lenta, ¿me dirían si Vontaze lo golpeó en la cabeza o que sus hombreras apenas lo tocaron?”Brown fue atendido por el personal médico tras el impacto de Burfict.

Los Steelers anunciaron que Brown sufrió una conmoción a raíz de la jugada.

Jones dijo el sábado a NFL Network que Brown, quien está en el protocolo de conmociones, “necesita un (explícito) premio de la Academia por esa actuación”, añadió otro premio a la lista que el receptor debería recibir.

“Se merecía un Grammy por eso”, declaró Jones. “Yo sé que si te acaban de noquear no serías capaz de guiñar y decirme que estás bien”.

La jugada sirvió para alimentar el colapso de los Bengals en la derrota, al ser castigado Burfict por dureza innecesaria tras su golpe, y Jones fue penalizado momentos después por un altercado con Porter, quien ingresó al campo al mismo tiempo que Brown era atendido por el personal médico.

Los Bengals fueron castigados con 30 yardas por la jugada, lo que acercó a los Steelers al gol de campo ganador. Con 14 segundos en el reloj, la patada de 35 yardas de Chris Boswell dio a Pittsburgh el triunfo.

La conversación de Jones con NFL Network se dio después de unos mensajes (ahora borrados) en Instagram contra el árbitro principal John Parry y su equipo que trabajo en el partido disputado el pasado sábado.

Jones reiteró que el castigo que le dieron a él por el incidente con Porter también fue otra gran equivocación de los árbitros.

Tras la derrota Jones criticó el trabajo de los árbitros al que calificó de “pésimo” durante todo el partido.

“Dicen que toqué al árbitro”, relató Jones en “The Dan Patrick Show.” “Yo apuntaba hacia Porter diciendo, ‘¿por qué está él en el campo?’. Le pregunté al árbitro principal por qué estaba él adentro. No me pudo responder. (…) No estaba con el jugador lastimado”.

Jones también dijo en el programa de radio que no vio intención de Burfict para lastimar a Brown.

“No merecía el castigo”, sostuvo Jones. “Iban a máxima velocidad. Lo pueden ver frenando mientras avanzaba la jugada. Vean el vídeo. Véanlo. Vean todo el partido en cámara lenta”.

Sin embargo, todo parece indicar que la NFL también tiene previsto castigar a Burfict con una suspensión por la acción que protagonizó ante Brown.

Todo lo sucedido el pasado sábado incrementa aun más la ya existente rivalidad entre ambos equipos que luchan en la misma división de la AFC y que esta temporada el título fue para los Bengals, que por eso tuvieron la ventaja de campo en la Ronda de Comodines.

Por su parte, el entrenador en jefe de los Bengals, Marvin Lewis, definió la actuación de su equipo en la parte final del partido como de auténtica “autodestrucción” tanto en ataque como en defensa.EFE