Los médicos de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) dieron hoy el visto bueno al piloto español Fernando Alonso (McLaren) para volver a subirse a un coche y competir en el Gran Premio de Fórmula 1 de China a partir de mañana, tras declararlo “provisionalmente en forma” para ello.

Con todo, tras los primeros entrenamientos libres, que se disputarán mañana por la mañana, tendrá que someterse a un nuevo chequeo médico para confirmar que efectivamente está en condiciones de afrontar todo el fin de semana.

Según anunció hoy el organismo, ya caída la noche, mediante un comunicado largamente esperado durante toda la jornada, “Fernando Alonso ha estado sometido a un proceso de ‘reintegración'”, de acuerdo con la normativa de la competición, y la FIA está atendiendo a la petición formal de McLaren de permitir competir al asturiano.

“Como las heridas del piloto se descubrieron varios días después del Gran Premio de Australia, la reintegración no encaja estrictamente con el texto” de la normativa, indicó el comunicado oficial.

“En consecuencia, los jueces han aceptado el consejo del delegado médico de la FIA, quien, en consulta con el oficial médico jefe del Gran Premio de China y los médicos del piloto, aconsejan que se considere al piloto como provisionalmente en forma para participar en el evento”, añadió.

“Dadas estas circunstancias excepcionales, y tras escuchar al equipo, los jueces han decidido librar al piloto del cumplimiento estricto del artículo 3(b) del Capítulo II del Apéndice L (del Código Deportivo Internacional de la FIA), y basarse en su lugar en el artículo 3(a), que se ha cumplido” y le permite correr, precisó.

Con todo, mañana “deberá someterse a un nuevo examen inmediatamente después de la prueba FP1 (los primeros entrenamientos libres, mañana por la mañana), para determinar su futura capacidad para participar en el resto del evento”, concluyó el documento, firmado por el responsable de prensa de la FIA, Matteo Bonciani.

 

EFE