Ansioso por cortar una sequía de cuatro años sin coronarse en Wimbledon, el tenista suizo Roger Federer salvó tres “match points” antes de imponerse al croata Marin Cilic, noveno favorito, por pizarra de 6-7, (4/7), 4-6, 6-3, 7-6 (11/9) y 6-3.En vibrante encuentro de cuartos de final, definido al cabo de tres horas y 17 minutos de batalla, “Su Majestad” fijó cita en la ronda de los cuatro mejores en contra del canadiense Milos Raonic, quien le arrebató el título de Brisbane a principios de temporada.

Un total de 67 golpes ganadores a cambio de 24 errores no forzados impulsaron al ex número uno del mundo a su undécima semifinal en la “Catedral del Tenis”, donde a sus 34 años se convirtió en el jugador de mayor edad en disputar la antesala de la definición desde 1974.

En el duelo Cilic parecía tener todo bajo control ante al máximo ganador de Grand Slams, con un 0-40 que casi confirmaba la eliminación de Federer, pero el noveno en la siembra no pudo asegurar el resultado al encadenar siete pifias que alargaron la contienda.

Con esa señal el nacido en Basilea resurgió para embolsarse la tercera manga tras una doble falta de su oponente, mientras para el cuarto capítulo, superados los sustos mayúsculos, no hubo más remedio que definir el cotejo por la vía del desempate, el cual se decantó en favor de Federer.

Mientras tanto en el otro frente el tenista canadiense Milos Raonic, sexto favorito, alcanzó el boleto a las semifinales luego de superar en apretada serie 6-4, 7-5 5-7 y 6-4 a su similar estadunidense Sam Querrey, vigésimo octavo preclasificado.

Luego de dos horas y 31 minutos de partido Raonic terminó por imponer su ley al son de 13 tiros aces, con apenas un par de dobles faltas y con un 61 por ciento de efectividad en sus servicios.

Con esta victoria el canadiense igualó su actuación de 2014 en “Wimby”, donde logró colarse hasta la antesala de la definición por el título, situación por la que aspirará a trascender a la gran final en su sexta aparición sobre el césped londinense.

NTX/