Everton acecha la parte alta de la Liga Premier tras vencer a domicilio 3-2 a West Bromwich, en una remontada de dos goles de desventaja liderados por el belga Romelu Lukaku.

Fue antes de que terminara el primer tiempo que los “tofees” se vieron abajo en el marcador 1-0 por un error en la salida, que permitió que el delantero Saido Berahino quedara mano a mano con el arquero, oportunidad que definió con un disparo al ángulo.

En la parte complementaria, los locales aprovecharon un tiro de esquina para el 2-0, por conducto de Craig Dawson, quien remató de cabeza al 51. No obstante, la alegría no duró mucho, ya que Lukaku puso el 1-2 a los 54 minutos en un centro del español Gerard Deulofeu.

Conscientes de que tenían tiempo de buscar el empate, el técnico Roberto Martínez decidió mandar a la cancha al marfileño Arouna Koné, y con apenas dos minutos en la cancha logró marcar el 2-2 con un potente disparo raso.

En la recta final del partido, los “tofees” comenzaron a presionar, razón por la que, al 84, robaron el esférico que tomó Deulofeu para mandar un centro preciso a Lukaku, quien después de varios intentos terminó por sellar el 3-2 final.

A pesar de tener a seis elementos ausentes por lesión y uno más suspendido, Everton escaló a la quinta plaza de la Liga Premier con 12 puntos, a cinco de la cima, mientras West Bromwich quedó en décimo quinto sitio con ocho unidades.

NTX