A unas horas de debutar en los Juegos Olímpicos Río 2016, el marchista mexicano Ever Palma se siente tranquilo, a la espera de su competencia en la distancia de los 20 kilómetros y escribir su propia historia.

Sabe que desde hace más de ocho años la caminata mexicana no ha destacado en la justa veraniega, pero confía que en Río 2016 el panorama pueda cambiar.

“Nos hemos preparado bien, tengo plena confianza de lo que haremos en el recorrido, es un trazado duro, pero confiamos en hacer un buen papel”, advirtió el competidor, que este viernes competirá en la Arena Pontal.

Palma sostuvo que ha llegado el momento de hacer historia y, sin importar los rivales, él y sus compatriotas Julio César Salazar y Pedro Gómez están dispuestos a dejar todo en el asfalto carioca, “es un clima pesado, pero estamos dispuestos a dejar todo por México”.

Refirió que además de cumplir con el sueño de acudir a unos Juegos Olímpicos, “ha llegado el momento de darlo todo, de dejar lo trabajado por un buen lugar”.

El marchista mexiquense se mostró tranquilo y a unas horas de entrar en acción solo tiene la meta puesta de terminar la competencia, pero además, hacerlo con un crono en el cual deje en claro hasta dónde es capaz de llegar.

“Nos moriremos en la raya, todos lo haremos, no quedará por nosotros en busca de ir por nuestra historia”, afirmó.

 

NTX