El piloto mexicano Esteban Gutiérrez no ocultó su cara de decepción en Gran Premio de Italia, pues su renovación para mantenerse con la escudería Haas el próximo año está en juego, y este domingo era su oportunidad para demostrar que merecía quedarse.El piloto logró entrar a la tercera ronda de clasificación el sábado, primera vez que un monoplaza del equipo lo hacía en su debut en la máxima categoría del automovilismo. Se quedó con el décimo puesto de salida, una inmejorable posición desde la cual sumar sus primeras unidades.

Pero nuevamente se le negó la oportunidad de colaborar con punto al equipo, después de quedarse parado cuando el semáforo se ponía verde y dejarse pasar por el resto de coches, para perder segundos y todo el trabajo del fin de semana.

“El coche no arrancó y es lo que destruyo nuestra carrera. Es un poco decepcionante por ese lado, todo lo demás fue muy bien tuvimos buena velocidad, pero simplemente en la arrancada se perdió todo y al tener que recuperar terreno se tienen otras consecuencias, di lo mejor que pude y pues hay que seguir trabajando y no pase eso”, explicó Esteban.

“Es la misma situación de Austria y aquí también nos pasó de una manera muy agresiva, también ocurrió en Hockenheim (Alemania). Ya son muchas veces, algo no estamos haciendo bien. Ya en carrera fui haciendo lo mejor que podía y recuperar el terreno que teníamos al principio”, agregó “Guti”, quien acabó en P13.

Señaló que espera platicar con el equipo para revisar el proceso de largada y saber si todo está en orden, porque es un problema frecuente que ha tenido esta temporada, contrario a su compañero el francés Romain Grosjean, quien no ha presentado este tipo de fallos con el coche.

NTX