Una nueva era nace en la selección española, con Julen Lopetegui al mando, el técnico más continuista con el estilo de juego que coronó a la Roja en lo más alto del mundo y con su doble conquista de Europa, con un primer capítulo de carácter amistoso ante Bélgica, con aroma de buen fútbol.

Comienza una nueva etapa España, con los capítulos más brillantes de su historia ya pasados y hasta casi olvidados, tras la mala defensa de la corona mundial en Brasil 2014 y la discreta imagen de Francia 2016, en una época de cambio tras el deseo de Vicente del Bosque de no seguir al mando ocho años después y dejar paso a Julen Lopetegui.

Del Bosque fue el mejor gestor de la herencia de Luis Aragonés. Retomó un proyecto ganador y extendió, con un nuevo estilo de dirigir y retoques que aumentaron el potencial, la época dorada del fútbol español para impulsarlo a cotas jamás alcanzadas. Lopetegui llega al cargo teniendo que gestionar lo válido del exitoso pasado reciente y dando paso a las generaciones que triunfaron junto a él en las categorías inferiores de la Roja.

En su primera decisión no le tembló el pulso. Decidió poner punto y final al debate de la portería, anunciar públicamente que su titular es David De Gea y reunirse con Iker Casillas para comunicarle que, 16 años después, no sería convocado. La puerta no está cerrada para la mayor leyenda de la Roja, pero mucho tendrá que cambiar la situación para su regreso.

Llega el momento en la selección de jugadores que crecieron con Lopetegui hasta ser lo que son en el presente. Los De Gea, Thiago, Isco, Javi Martínez, Morata, Azpilicueta o Mata junto a jóvenes valores como Marco Asensio, Saúl o Sergi Roberto, dan forma a al revolución de la primera convocatoria de Lopetegui.

El nuevo seleccionador mantiene de aquellos que lo ganaron todo a Sergio Ramos, Gerard Piqué, Jordi Alba, Sergio Busquets y David Silva. Tiene un guiño al pasado, buscando un líder de vestuario y ejemplificando que nadie se ha quedado sin opciones de volver citano a Pepe Reina. E inicia una lucha en la que no triunfó Del Bosque, intentando explotar las virtudes de Diego Costa en España, un futbolista que choca frontalmente con el estilo de juego.

Lopetegui no tocará lo que funciona. El estilo del toque lo marcan el perfil de jugadores, sin su máximo exponente por lesión, Andrés Iniesta, pero con jugadores que extenderán una idea inamovible. La presión alta, la velocidad con el balón en posesión, la forma de atacar con un mismo sistema, 4-3-3, son detalles que llegarán con el nuevo seleccionador.

Si mantiene de inicio su primera prueba, su primer once lo formarían De Gea en portería, continuidad en defensa con Carvajal, Piqué, Sergio Ramos y Jordi Alba. El mismo ancla, Sergio Busquets, junto a Thiago y Koke, más un tridente ofensivo con Vitolo y Nolito por bandas y Álvaro Morata en la zona del nueve.

España y Bélgica fueron las selecciones que mejores ratos sueltos de buen fútbol dejaron en una Eurocopa de poco brillo este verano. Italia frenó las virtudes de la Roja y sacó oro de sus defectos para eliminarla en octavos (2-0). Los ‘diablos rojos’ cayeron ante la gran revelación del torneo, la Gales de Gareth Bale, remontados en cuartos de final, mostrando una inocencia impropia de un proyecto joven pero repleto de calidad.

Líder de la clasificación mundial de FIFA, reconocida por su buen fútbol, la Eurocopa apuntaba al momento idóneo de madurez para dar el salto, pero Bélgica decepcionó y pone su mejor proyecto en manos de un técnico español. Roberto Martínez, que ha forjado su nombre a base de éxitos en el fútbol inglés, es el elegido para dar el salto final a la gloria.

Su estreno en el cargo no puede tener mayor atractivo. Se enfrenta a su país natal y a la selección que apuesta por un fútbol más similar al de Bélgica. A diferencia de Lopetegui no ha llegado con una revolución, pocos cambios y la idea de grupo por encima de las individualidades.

Respecto a la lista de la Eurocopa introduce como novedades al portero Matz Sels, el centrocampista Steven Defour y los delanteros Kevin Mirallas y Thorgan Hazard. Las principales ausencias de los dos primeros partidos son Vincent Kompany y Jason Denayer, y a última hora se cayó un futbolista importante, Marouane Fellaini.

En el último encuentro del Manchester United se dañó la espalda y aunque viajó, finalmente ha tenido que dejar la concentración de Bruselas. Martínez llamó al único jugador que juega en la Liga belga, el pivote del Anderlecht Leander Dendoncker. Thibaut Courtois, Kevin De Bruyne y Eden Hazard seguirán siendo las grandes referencias de una selección, con más de la mitad de sus jugadores en el fútbol inglés.

El amistoso entre Bélgica y España se tuvo que disputar el pasado 17 de noviembre, pero los atentados de París provocaron su suspensión al alertar el Centro de Crisis belga de un alto riesgo de atentado. Las medidas de seguridad estarán presentes alrededor el estadio Rey Balduino, pero se rebajarán ostensiblemente respecto a aquel día en el que el terror pudo con el fútbol. Será una prueba para la Roja antes de iniciar su camino al Mundial 2018 frente a Liechtenstein, y también para los “Diablos Rojos” que se medirán a Chipre.

Alineaciones probables:

Bélgica: Courtois; Meunier, Alderweireld, Vermaelen, Jan Vertonghen; Defour, Witsel, De Bruyne; Carrasco, Hazard y Origi o Romelu Lukaku.

España: De Gea; Carvajal, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Koke, Thiago; Vitolo, Nolito y Morata.

Árbitro: Benoit Bastien (Francia).

Estadio: Rey Balduino.

Hora: 13.45.

 

EFE