El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach, consideró que el escándalo de dopaje en Rusia no afectará la credibilidad de los Juegos Olímpicos de Río 2016.En conferencia de prensa, realizada en el Centro Principal de Medio de la sede olímpica, Bach argumentó que el hecho de no suspender a todos los atletas rusos de la justa veraniega, se habla de un derecho a que todo ser humano tiene con la justicia imparcial.

Abundó que el COI aplicó reglas altas en el caso de Rusia y las Federaciones Nacionales deben tomar el mismo criterio para decidir qué atletas tiene la oportunidad de acudir a la cita brasileña.

“No creo que, al fin y al cabo, esto resulte perjudicial porque la gente comprenderá que debemos tomar esta decisión ahora. El COI no es responsable de la aparición del informe McLaren”, sentenció.

Mencionó que el organismo a su cargo creo un panel de tres integrantes para analizar cuántos atletas rusos podrán acudir a Río 2016, pero siempre apegados a la recomendación de miembro del Tribunal de Arbitraje Deportivo.

A cinco días del inicio de los Juegos Olímpicos de Río 2016, van hasta el momento 67 atletas rusos vetados, la mayoría por la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF).

“El COI no es responsable de que la AMA haya investigado, tampoco de la supervisión de los laboratorios antidopaje y por consiguiente no se puede responsabilizar al COI de estos incidentes de los cuales ya analizamos”, acertó.

Asimismo, agradeció a la velocista rusa Yulia Stepanova, quien tras aceptar su dopaje se ventiló todo el escándalo que devino en la parcial suspensión de Rusia de los Juegos Olímpicos.

NTX