El equipo femenil mexicano de esgrima fue derrotado 45-31 por su similar de Rusia en cuartos de final, con lo cual quedó fuera de toda posibilidad de pelear por las medallas en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Tania Arrayales, Úrsula González y Julieta Toledo tuvieron una destacada actuación ante las principales favoritas al oro, Ekaterina Dyachenko, Yana Egorian y Sofya Velikaya, quienes disputarán más tarde las semifinales de la modalidad de sables por equipo.

El combinado mexicano se plantó de manera valiente en la Arena Carioca 3 y, aunque el revés estaba presupuestado por chocar con las rusas, dejó buen sabor de boca. Más tarde pelearán por ubicarse entre la quinta y octava plaza final de Río 2016.