El quarterback de Gigantes de Nueva York, Eli Manning, destacó que el Súper Tazón 50 puede ser el último partido como profesional de su hermano Peyton, aunque aseguró que el resultado de dicho duelo quedará al margen de su legado.El menor de la dinastía Manning celebró que el veterano de 18 temporadas tendrá la oportunidad de finalizar su carrera con el trofeo Vince Lombardi entre sus brazos, pues si bien la decisión del retiro aún no está confirmada, “sería una buena manera de irse”.

“Creo que quizás no se colocó demasiados anillos y campeonatos de Súper Tazón porque no se trata de un sólo jugador. El mariscal de campo no es la única razón para que se pueda ganar un campeonato, es el equipo”, recalcó Eli este miércoles, en conferencia telefónica.

Asimismo, el pasador de los neoyorquinos, quien participará en el Tazón de los Profesionales el próximo 31 de enero, subrayó que “su impacto ya se ha hecho y su legado no debería estar afectado por este juego”.

Con el firme deseo de ver a su hermano coronarse por segunda vez en cuatro viajes al “juego grande”, Eli rechazó que haya una especie de competencia al interior de la familia Manning, pues él ya fue monarca de la Liga en dos oportunidades.

“No hay derecho a presumir. Los dos sabemos que es un esfuerzo de equipo, un jugador no puede controlar el resultado de toda una temporada o de un determinado juego, porque hay otras muchas circunstancias. Nunca hemos comparado quién tiene más anillos, nunca ha sido una discusión”, sentenció.

El próximo 7 de febrero, Peyton tomará una vez más las riendas de Broncos de Denver para pelear por la gloria de la NFL frente a Panteras de Carolina, en cotejo a realizarse sobre la grama del Levi’s Stadium, en Santa Clara, California.

NTX