El Villarreal no pudo acabar como líder de su grupo tras empatar a tres goles ante el Viktoria Plzen, y ganar el Rapid en Viena ante el Dinamo de Minsk, lo que permite al equipo austríaco acabar como primero.

Los de Marcelino dependían de sí mismo para ser líderes y tener un cruce en teoría más benévolo en los dieciseisavos de final, pero fue incapaz de derrotar a un rival que no se jugaba nada en el envite y que ofreció una gran imagen.

Afrontó el equipo español los primeros minutos del partido con un juego tan denso como la niebla que cayó sobre el Doosan Arena, ante un rival más intenso, que además se vio favorecido por un riguroso penalti, por manos de Jokic, que le permitió adelantarse muy pronto en el marcador.

El Viktoria, tras el tanto, jugó muy cómodo, con buenas aproximaciones al área de Barbosa. Mientras, la línea de creación del Villarreal estaba desaparecida y la aportación ofensiva de los castellonenses se limitó a un par de jugadas de estrategia rematadas sin excesivo peligro por parte del internacional Bruno Soriano.

A la media hora de juego, comenzó a entonarse el equipo de Marcelino. Soldado dio un primer aviso, tras un remate de volea, y minutos después, el ariete prolongó de cabeza un balón para que Bakambu superara primero al central checo y luego al meta para firmar el empate poco antes del descanso.

Tras el paso por los vestuarios, el partido se reanudó con un ritmo mucho más dinámico por parte de ambos conjuntos, con idas y venidas de una a otra área.

Ante esta tesitura, el Villarreal pudo sacar provecho tras romper Bakambu el fuera de juego y plantarse solo ante Bolek, pero el portero le aguantó bien y pudo rechazar el disparo del congoleño.

El Villarreal, conocedor del triunfo del Rapid en Viena, estaba obligado a ganar e incrementó sus acciones ofensivas de un segundo gol, que llegó de las botas del mexicano Jontahan Dos santos, que desde el lateral del área sorprendió con un disparó a puerta cuando todo el mundo esperaba el centro.

Pero poco duró la alegría para el Villarreal. Apenas dos minutos después, los locales empataban tras un buen centro de Kopic desde la banda que remató de cabeza Kovarik, tras dejar en evidencia a los dos centrales del conjunto español.

Pese a los goles, no cambió el guión del partido, con los dos equipos buscando descaradamente el área rival en busca de la victoria.

Con el intercambio de golpes el gol pudo caer en cualquiera de las dos áreas. El Villarreal buscó a la desesperada en los minutos finales el tercer tanto, pero este cayó finalmente de lado local, tras un gran zurdazo de Horava que acabó con las ilusiones del equipo español de acabar líder de grupo.

Bruno empató de nuevo en la última acción del partido, aunque el tanto fue irrelevante tras el triunfo del Rapid de Viena.

Ficha Técnica:

3. Viktoria Pilzen: Bolek; Mateju, Baránek, Hejda, Limbersky; Horava, Kucera (Prochazka, m.88); Kopic (Ptrzela, m.83) Kolár, Kovarík; Holenda (Mahmutovic, m.70).

3. Villarreal CF: Barbosa, Rukavina, Musacchio, Víctor Ruiz, Jokic (Adrián Marín, m.43; Bruno, Trigueros, Samu (Jonathan Dos Santos, m.56), Castillejo (Denis Suárez, m.72); Soldado y Bakambu.

Goles: 1-0, m.8: Kolar, de penalti. 1-1, m.40: Bakambu. 1-2, m.62: Jonathan Dos Santos. 2-2, m.65: Kovarik. 3-2, m.90. Horava. 3-3, m.93: Bruno.

Árbitro: Tony Chapron (FRA). Amonestó por el Viktoria a Mateju, Mahmutovic, Kucera y Kopic, y por el Villarreal a Jokic.

Incidencias: Último partido de la fase del grupo E de la Liga Europa disputado en el estadio Doosan Arena.

EFE