El Villarreal logró ganar hoy al Rápid de Viena y dependerá de si mismo para ser primero en su grupo de Liga Europa, al hacerlo por un gol a cero y poner así a su favor el gol average.

Pero lo hizo sufriendo mucho más de lo esperado, frente a un ordenado y correoso Rápid de Viena. Con ello y tras una mala primera parte, el equipo amarillo pudo gracias a un gol de Bruno y a su mejoría en el juego, hacerse con el triunfo.

El partido comenzó con los dos equipos ya clasificados, tras perder el Viktoria Plzen dos horas antes, con lo que ambas escuadras ya se disputaban solo la primera plaza del grupo. Sin duda el equipo más necesitado era el Villarreal, que estaba obligado a ganar los dos partidos que faltaban de esta fase, ya que a los austríacos les valía sólo con empatar en el Madrigal. Por ello y desde el principio el equipo de Marcelino saltó al campo con la intención de ser dominador y de encarrilar el partido lo más rápido posible.

Pero los castellonenses encontraron un rival bien puesto en el campo, que no lo puso nada fácil desde el primer minuto, ya que además de estar bien posicionados en defensa y no permitir llegadas en su portería, se veían capaces de salir al contragolpe y de llegar cerca del área local.

Así, esa salida con fuerza del Villarreal duró un cuarto de hora, ya que a partir de ahí fue el Rápid el que pasó a dominar el partido e incluso la pelota.

Los austríacos se hicieron con el control del juego, tocaban la pelota en su campo, y salían con velocidad por las bandas. Por su parte el Villarreal chocaba con su rival como si fuera un muro y no era capaz de llegar al área con opciones claras, por lo que el portero Novota pasaba los minutos sin tener que parar un balón.

El Rápid, a pelota parada, ya sean faltas o córners, era el que dejaba más sensación de peligro en sus llegadas. Solo en tiempo de descuento dispararon los amarillos, aunque el remate de Bakambu salió fuera y no pudo ser el primer gol del partido.

La segunda parte comenzaba para el Villarreal con la obligación de darle la vuelta a la situación, algo que pudo hacer Soldado con un remate desviado a los dos minutos y una volea que se cantaba como gol un minuto después, y que este enviaba fuera solo ante Novota.

Parecía que los de Marcelino salían con la lección aprendida y llegaban con facilidad al área, por lo que el Rápid comenzaba a sufrir.

Y a los doce minutos de la segunda parte era otra vez Roberto Soldado el que veía como su remate a puerta vacía pegaba en el palo, cuando ya se cantaba el gol y desaprovechaba la tercera oportunidad para su equipo. Una jugada tras la que el Rápid tuvo su ocasión más clara del partido, una contra clara que desbarataba Mariano Barbosa cuando ya se plantaba un rival solo ante su portería.

Se llegaba así a los veinte minutos y el partido empezaba a acelerarse, con un Villarreal que se volcaba buscando el gol que le diera la victoria. Y con su rival esperando aprovechar las contras y los desajustes de los locales, que le permitían lanzarse al ataque de vez en cuando.

No obstante, seguía siendo el equipo de Marcelino el que llegaba más y mejor, pero no acertaba, como no lo hizo Samu García que lanzaba demasiado cruzado una buena ocasión.

El que sí acertó a falta de doce minutos Bruno Soriano, que cazó un balón muerto en el área y lo colocó lejos del portero para poner el primer gol del partido.

Una ventaja que estuvo a punto de no durar nada, ya que a la siguiente jugada la tuvo el delantero austríaco Prosenik, quien solo ante Barbosa no acertaba en el remate y enviaba la pelota fuera.

A partir de ahí la tuvieron los locales en varias ocasiones para sentenciar, pero ni Nahuel, ni Samu García acertaron, este último en un claro mano a mano con el portero rival.

Al final ganaron los castellonenses pidiendo la hora y viendo como en el descuento Barbosa se hacia con un remate a gol de Stangl, que parecía el empate.

– Ficha técnica:

1 – VILLARREAL CF: Barbosa, Rukavina, Mario, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Bruno, Jonathan dos Santos (Trigueros min.72), Denis Suárez, Castillejo (Nahuel min.83); Soldado, Bakambu (Samu García min. 51).

0 – SK RÁPID VIENA: Novota (Strebinger min. 60) Pavelic, Sonnleitner, Dibon (Maximilian Hoffman min. 5), Stangl; Petsos, Schwab; Schosberberger, Hofmann, Kainz; Prosenik (Jelic min. 86)

GOLES: 1-0 min 78 Bruno,

ARBITRO: Pawel Raczkowski (Pol) Tarjetas para los locales Jaume Costa, Bruno Soriano, Víctor Ruiz y para los visitantes Maximilian Hofmann, Sonnleitner.

INCIDENCIAS: Quinto partido del grupo E, en la fase de grupos de la Liga Europa, disputado en el campo del Madrigal con 14.000 espectadores en las gradas, de los cuales 1.700 eran seguidores del equipo austríaco.

EFE