El Sevilla se impuso por 2-0 en la ida de los cuartos de final de la Copa, una buena renta ante el Mirandés, único equipo de Segunda que queda en el torneo y que se mostró sin complejos, aunque no tuvo fuerza en el ataque y el conjunto local logró en la prolongación un segundo tanto que le hizo respirar.

Los sevillistas nunca estuvieron fluidos, pero sí gozaron de muchas más ocasiones de marcar que el rival, aunque la falta de acierto hizo que no lograra el segundo tanto hasta el último lance del choque.

Salió el equipo de Carlos Terrazas fiel a su estilo, con muchos hombres adelantados y con la intención de presionar muy arriba para complicar las salidas del rival.

El conjunto burgalés, pese a su derrota liguera de la pasada jornada en Leganés por un contundente 4-0, es el equipo más goleador de la Liga Adelante y en el Sánchez Pizjuán, como ya destacó el técnico bilbaíno, la misión era marcar para dejar la eliminatoria viva para la semana que viene en Miranda de Ebro.

Ante ello, el Sevilla dispuso de un equipo renovado en relación al que le ganó el pasado sábado al Málaga (2-1) en este mismo escenario, aunque con un ‘once’ inicial de muchas garantías, incluido el francés Kevin Gameiro, goleador ante los malaguistas.

A los de Unai Emery, ante el empuje inicial de los visitantes, les costó tomar el mando aunque también ello propició jugar a la contra.

Fue el centrocampista Fran Carnicer el primero que probó un remate, pero el balón se le fue por encima de la meta que defendió el canterano David Soria, hoy titular en lugar de Sergio Rico.

La réplica del Sevilla, minutos después, fue más efectiva y el centrocampista francés Steven N’Zonzi resolvió una jugada embarullada dentro del área para lograr el 1-0.

El Mirandés no cambió en nada su guión con el tanto encajado, siguió intenso y siempre poniendo en muchas complicaciones a la formación hispalense, hasta el punto de que poco antes de cumplirse la media hora estuvo cerca del empate en una jugada de Marco Sangalli que acabó con el balón repelido por un poste.

Los mirandeses tuvieron sus mayores problemas en las acciones de José Antonio Reyes, rápido, con muchas ganas y que fue el que hizo jugar a los suyos, como en una acción que inició él y que no supieron rematar con éxito ni Gameiro ni el danés Michael Krohn-Dehli en el que pudo ser el 2-0 en el último lance de la primera parte.

Los visitantes comenzaron la segunda parte igual que toda la primera, sin complejos y sin dejar que el adversario encontrara la manera de llevar el dominio, aunque sí que al contragolpe creó peligro.

Terrazas hizo pronto los tres cambios para tener a jugadores de refresco que pudieran mantener la intensidad de un equipo al que sólo le faltó ser algo más incisivo en sus ataques.

El Sevilla, por su parte, perdonó ante el meta Raúl Fernández, quien tuvo tiempo de lucirse, como en una gran parada a remate de Reyes, otra tras cabezazo del central portugués Daniel Carriço y una tercera ante Krohn-Dehli, como también su lució David Soria en un fuerte disparo de Carlos Moreno.

El 1-0 puso nerviosa a la grada del Pizjuán al ver que la renta era escasa para la vuelta en el estadio de Anduva y que además hasta la victoria podría peligrar, pero el canario Víctor Machín ‘Vitolo’ puso el 2-0 en el minuto 93 que deja la eliminatoria mucho más encarrilada.

– Ficha técnica:

2 – Sevilla: David Soria; Mariano, Carriço, Kolodziejczak, Escudero; N’Zonzi, Iborra (Krychowiak, m.82); Reyes (Vitolo, m.72), Krohn-Dehli, Konoplyanka (Éver Banega, m.60); y Gameiro.

0 – Mirandés: Raúl; Galán, Gafford, Kijera (Eguaras, m.52); Rúper, Fran Carnicer (Álex García, m.66); Carlos Moreno, Provencio (Néstor Salinas, m.57); Sangalli, Abdón y Javier Cantero.

Goles: 1-0, M.20: N’Zonzi. 2-0, M.93: Vitolo.

Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó a los visitantes Kijera (m.19), Abdón (m.44) y Gaffoor (m.87) y a los locales Kolodziejczak (m.24) y Escudero (m.85).

Incidencias: Partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante algo más de veinticinco mil espectadores, entre ellos varios centenares de aficionados del Mirandés. Terreno de juego en buenas condiciones. EFE