Sevilla y Betis dirimen este martes en la Copa del Rey su tercer derbi en solo veinticinco días, al que los sevillistas llegan con una clara ventaja tras el 0-2 de la ida, pero desconfían de la crisis de su rival, con la destitución este domingo del entrenador Pepe Mel y su relevo provisional por Juan Merino.

Los ‘eternos’ rivales sevillanos afrontan esta vuelta de los octavos de Copa en una situación muy dispar, aunque en estos duelos de máxima rivalidad nadie se fía de los antecedentes inmediatos, pues en ambas orillas son conscientes de que un derbi es diferente, puede pasar todo y no es aplicable la supuesta lógica.

Más aún, ante el hecho novedoso del despido de un técnico dos días antes de un derbi, por la mala racha de juego y resultados, al ser el Betis decimoquinto en Liga con 20 puntos (a 5 del descenso), y llevar cuatro derrotas seguidas -incluido el 0-2 que el Sevilla le endosó el Día de Reyes- y ocho partidos sin ganar -tres empatados y cinco perdidos-.

Merino no ha tenido ni dos días para preparar la visita al Ramón Sánchez Pizjuán, después de que este lunes se haya hecho cargo del equipo como entrenador interino, al igual que en noviembre de 2014, cuando relevó a Julio Velázquez hasta la llegada, precisamente, de Mel. Una etapa en la que ganó los cuatro choques de la Liga Adelante que dirigió al equipo y perdió dos de Copa ante el Almería.

A pesar de la convulsa situación en el conjunto verdiblanco y de la renta de dos goles que sacó en el Benito Villamarín, que ahora intentará rentabilizar seis días después en su campo, el Sevilla no quiere ninguna confianza y buscará desde el inicio sentenciar la eliminatoria y no dar al rival opciones para la sorpresa.

Aún así, como ya advirtió el técnico sevillista, Unai Emery, tras ganar en el Villamarín, el equipo del barrio de Nervión no da por resuelto, ni mucho menos, el pase a cuartos de final y sabe que, a priori, no será fácil imponerse a un Betis herido en su orgullo y al que le urge comenzar a ilusionar a su decepcionada hinchada.

Los béticos anhelan que el técnico gaditano sea el revulsivo que precisan para revertir la imagen de debilidad del equipo, sobre todo en casa, donde solo ha ganado en Liga a la Real Sociedad y en Copa al Sporting, y consideran que qué mejor acicate que un derbi para buscar dar la campanada y superar así su crisis.

Aunque es muy difícil remontar un 0-2, el Betis tiene el recuerdo de que en el ‘Euroderbi’ de 2014 ganó por ese marcador en el Sánchez Pizjuán. Luego no le sirvió de nada, pues el Sevilla lo igualó en la vuelta y pasó por penaltis a los cuartos de final de la Liga Europa.

Para repetir ese triunfo en el feudo sevillista, donde los de Emery están fortísimos, con ocho victorias seguidas en liga, el equipo ahora entrenado por Merino deberá cambiar radicalmente en defensa -28 goles en contra en liga- y, en especial, en ataque dada su grave sequía goleadora, al llevar sin marcar cinco encuentros.

El nuevo técnico bético, que no se prevé que haga muchos cambios, ha admitido que, ante otro equipo, reservaría a jugadores para la Liga, pero, “siendo un derbi, siempre hay que pensar en derrotar al eterno rival”.

Tiene las bajas del medio senegalés Alfred N’Diaye, sancionado tras su expulsión en la ida, y por lesión de dos defensas, el alemán Heiko Westermann y el egipcio Amro Tarek, y del extremo Vadillo. Es, además, duda el meta Dani Giménez, hasta ahora titular en la Copa y que está pendiente de pruebas médicas por un problema en un aductor.

Por su parte, el entrenador del Sevilla, séptimo en la Liga con 29 puntos, a uno de los puestos europeos, y que llega a este duelo tras ganar 2-0 el sábado al Athletic de Bilbao, ha resaltado que el objetivo es evitar a toda costa que el Betis se pueda “enganchar a la eliminatoria” y, además, vencer de nuevo al ‘eterno’ rival.

Aparte del 0-2 en la Copa, en liga el Sevilla empató 0-0 en el campo del Betis el 19 de diciembre. Su asignatura pendiente está a domicilio, donde aún no ha ganado en la Liga, frente a la gran fortaleza que exhibe en casa.

Emery, que está satisfecho por estar recuperando a jugadores lesionados y poder así hacer rotaciones ante el apretado calendario, tiene la baja del sancionado Jorge Andújar ‘Coke’ en el lateral derecho, con lo que jugará el brasileño Mariano Ferreira, y recupera al central francés Adil Rami, que no jugó el sábado por sanción.

– Alineaciones probables

Sevilla: Sergio Rico; Mariano, Rami, Kolodziejczak, Escudero; Krychowiak, Iborra; Reyes, Banega, Konoplyanka; Llorente.

Betis: Adán; Molinero, Bruno, Jordi Figueras, Varela; Petros, Digard; Joaquín, Dani Ceballos, Cejudo o Portillo; Rubén Castro.

Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz (C. Valenciano).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Horario: 20.30 hora local (19.30 gmt). EFE