El PSV Eindhoven sufrió, estuvo contra las cuerdas y al borde de la eliminación hasta que el acierto de los últimos minutos le llevó a una remontada ante el CSKA Moscú (2-1), que le proporcionó el pasaporte para los octavos de final.

Nunca pensó el conjunto holandés en padecer una jornada de tanto sobresalto. Transitó tranquilo. A pensar de depender de sí mismo, el PSV tuvo que estar con un ojo en Alemania, pendiente del Wolfsburgo y el Manchester United. La falta de acierto y la resistencia de su rival sin opciones complicó su tarea. Al final, los goles de Luuk De Jong y de Davy Proepper le mantuvieron en el torneo.

La intención del cuadro de Phillip Cocu era solventar cuanto antes la situación. Poner el partido de su lado para evitar condicionantes posteriores.

Sin embargo, el representante holandés asumió su obligación con cierta precipitación ante un rival sin presión que aprovechó los espacios para ejecutar acciones a la contra.

A las ocasiones iniciales de Davy Pröpper y del uruguayo Gastón Pereiro respondió una más clara de Ahmed Musa, a pase de Alan Dzagoev.

El conjunto de Leonid Slutsky no dio facilidades. Cerca de la media hora el PSV intensificó su dominio. El mexicano Héctor Moreno asistió a Luuk De Jong cuyo cabezazo fue detenido por el meta Igor Akinfeev. Jeffrey Bruma tuvo otra al borde del descanso. Su tiro salió cerca del poste.

La supervivencia del equipo holandés, incapaz de romper la resistencia de su rival, quedaba en ese momento en manos de terceros. Del devenir en Alemania entre el Wolfsburgo y el Manchester United.

Sin puntería dispuso de una oportunidad el equipo de Cocu pasado el cuarto de hora de la segunda parte. Propper no atinó a superar a Akinfeev con un balón rechazado.

A falta de un cuarto de hora el partido se agitó definitivamente. Sobre todo cuando una falta dentro del área del mexicano Andrés Guardado sobre el serbio supuso que el conjunto moscovita se situara por delante en el marcador. Marcó Sergei Ignashevich. El tanto dejaba fuera al PSV.

La reacción del equipo de Cocu fue contundente. Guardado inició una acción con un saque de falta. El balón le llegó a Jorrit Hendrix que centró hacia Luuk de Jong. Por fin superó a Akinfeev.

El tanto espoleó al cuadro local, que respiró a continuación en pleno ataque colectivo. Fue Steven Bergwijn el que asistió a Propper, que marcó, sentenció el triunfo y la clasificación del representante holandés.

— Ficha técnica:

2 – PSV Eindhoven: Jeroen Zoet, Nicolas Issimat Mirin, Hector Moreno, Jeffrey Bruma, Joshua Brenet, Davy Proepper (Steven Bergwijn, m.85), Andres Guardado, Jorrit Hendrix, Gaston Pereiro, Luuk de Jong y Jurgen Locadia.

1 – CSKA Moscú: Igor Akinfeev, Sergei Ignashevich, Alexei Berezutski, Kirill Nababkin, Aleksandrs Cauna, Pontus Wernbloom, Zoran Tosic, Alan Dzagoev, Ahmed Musa, Bebras Natcho y Seydou Doumbia.

Goles: 0-1, m.76: Ignashevich, de penalti. 1-1, m.78: De Jong; 2-1, m.84: Propper.

Árbitro: David Fernández Borbalán (ESP). Mostró tarjeta amarilla a Wernbloom, Nababkin y Cauna, del CSKA Moscú y a Gastón Pereiro, De Jong, Bruma y Guardado del PSV Eindhoven.

Incidencias: encuentro de la sexta y última jornada del Grupo B de la Liga de Campeones disputado en el Philips Stadium de Eindhoven (Holanda) ante unos 35.000 espectadores. EFE