Newcastle y Manchester United firmaron este martes las tablas (3-3) en uno de los mejores encuentros de la temporada en la Premier League, en el que los locales remontaron dos goles para llevarse un valioso punto.

El espléndido partido de Wayne Rooney, autor de dos tantos y una asistencia en St James’ Park, no tuvo recompensa esta noche y el United, después del triunfo del West Ham en Bournemouth (1-3), cayó de la quinta a la sexta posición de la tabla.

Comenzaron muy bien el choque los ‘Diablos rojos’, y a los nueve minutos ya ganaban por 0-1 gracias al primer tanto de la noche de Rooney.

El capitán visitante no falló desde los once metros después de que el árbitro, Mike Dean, decretara penalti por una mano dentro del área del defensa Chancel Mbemba tras un cabezazo de Marouane Fellaini.

Poco después el controvertido referí volvió a erigirse como protagonista al obviar un claro penalti de Jesse Lingard. Sin embargo, en el minuto 38 fue el propio Lingard el que certificó el 0-2 al aprovechar un buen pase de Rooney para batir a Rob Elliot.

No se vinieron abajo las ‘Urracas’, que a falta de tres minutos para el entretiempo descontaron merced a Georginio Wijnaldum, el futbolista más en forma de su equipo este curso.

El internacional ‘oranje’ recibió el balón tras una buena bajada de cabeza de Aleksandar Mitrovic para fusilar a un David de Gea ya vencido y mandar el partido a vestuarios con 1-2.

En los segundos 45 minutos mejoró el Newcastle, que gracias al francés Moussa Sissoko pudo empatar la contienda, pero su disparo después de dejar sentado a Ashley Young lo repelió De Gea.

Estuvo cerca de sentenciar el United poco después, pero Lingard no aprovechó una gran jugada de Anthony Martial y Ander Herrera y, con todo a su favor, mandó el esférico a las nubes ante la desesperación de Van Gaal.

Perdonaron los visitantes y lo aprovechó el Newcastle, que de penalti estableció las tablas gracias a Mitrovic. El internacional serbio, objeto de una clamorosa falta dentro del área de Chris Smalling, engañó a De Gea para subir el 2-2 al marcador de un St James’ Park eufórico.

Sin embargo, acudió nuevamente al rescate de su equipo su capitán, Wayne Rooney. En el 79, el delantero fusiló desde fuera del área a Elliot con un disparo que se coló por el travesaño, dejando al United a un paso de los tres puntos.

Los esfuerzos locales dieron sus frutos, y a falta de un minuto para el final el defensa Paul Dummett, con un lanzamiento imparable que tocó ligeramente en Smalling y despistó a De Gea, decretó el definitivo 3-3 para júbilo de los hinchas locales.

Este empate, unido al triunfo del West Ham, deja al United en sexta posición, a dos puntos de la Champions League, mientras que el Newcastle es decimoctavo, con 18 puntos, a uno de la salvación. EFE