El Manchester City se impuso este miércoles por 3-1 (4-3 en el global) en el partido de vuelta de la segunda semifinal de la Copa de la Liga (Capital One Cup) y selló su pase a la final, en la que se enfrentará el próximo 28 de febrero con el Liverpool, verdugo el martes del Stoke.

Defendían los irregulares ‘Toffees’ en el Etihad Stadium de Manchester el 2-1 conseguido hace tres semanas en casa para intentar citarse en la ansiada final con sus vecinos del Liverpool.

El chileno Manuel Pellegrini solo presentó una novedad en el once de los locales, la del guardameta argentino Willy Caballero, el portero de las Copas, en lugar del titular, Joe Hart.

Sergio Agüero volvió a liderar el ataque, flanqueado por David Silva, Raheem Sterling y Yaya Touré, mientras que Fernandinho y Fabian Delph formaron en el centro del campo.

El belga Vincent Kompany, capitán del City, sigue de baja por lesión, por lo que el corazón de la zaga lo ocuparon los argentinos Martín Demichelis y Nicolás Otamendi.

En el Everton, el español Joel Robles volvió a ocupar la portería en detrimento de Tim Howard, a la vez que Phil Jagielka regresó al once, desplazando al joven John Stones al lateral y dejando a Seamus Coleman en el banco.

Comenzó el duelo con dominio claro de los locales, que encerraron en su campo a los hombres de Roberto Martínez, que solo intentaban hacer daño con las rápidas contras de Ross Barkley y Gerard Deulofeu.

Sin embargo, en una jugada aislada en el minuto 18 se adelantaron los visitantes después de que Ramiro Funes Mori arrebatara el balón a Agüero, cediera a Tom Cleverley y éste a su vez a Barkley, que se quitó de encima a Otamendi y desde la frontal lanzó un derechazo que se coló por el palo derecho de Caballero.

Apenas duró seis minutos la alegría en el conjunto de Liverpool, puesto que en el 24 Fernandinho igualó la contienda: el internacional brasileño recogió un balón al borde del área y soltó un disparo que tocó en Leighton Baines, despistó a Joel y se coló en el fondo de las mallas para subir el 1-1 al electrónico.

Pudieron ponerse por delante los de Pellegrini en el 36, pero el derechazo del ‘Kun’ se estrelló en el poste y el posterior rechazo de Silva lo envió milagrosamente a saque de esquina Joel.

Movió fichas el técnico ‘Citizen’ en el descanso y dio entrada al extremo Jesús Navas en lugar de Delph. Mejoraron los locales, que estuvieron cerca de subir el 2-1 al marcador en el 56 con un remate de cabeza de Silva tras un centro de Pablo Zabaleta que escupió el palo.

Completó la remontada en el 69 el belga Kevin De Bruyne, que había entrado solo tres minutos antes en lugar de Touré, al rematar de primeras un gran pase desde el costado -el balón había sobrepasado la línea de fondo- de Sterling.

Necesitaba un tanto más el City para evitar que el encuentro se fuera a la prórroga, y lo logró a falta de poco menos de un cuarto de hora para el final gracias a Agüero, “el salvador”, como ya lo conocen en Manchester.

El ‘Kun’, con su séptimo gol en sus últimos siete encuentros, marcó el definitivo 3-1 con un remate preciso de cabeza desde el punto de penalti tras un magistral centro desde la derecha de De Bruyne.

Pese a las intentonas del Everton en los minutos finales, el City celebró una trabajada victoria que lo cita con el Liverpool, verdugo el martes del Stoke City (0-1, 6-5 en penaltis), en la final de la Copa de la Liga. EFE