El Chelsea cumplió con goleada (0-4) pero sin alardes el trámite en el campo del Maccabi Tel Aviv, donde venció gracias a su eficacia a balón parado, aunque el triunfo del Dinamo de Kiev en Oporto le obliga a jugarse la vida en la última jornada ante el conjunto luso en Stamford Bridge.

La continuidad en el torneo del conjunto de Jose Mourinho se jugará, por lo tanto, ante su exequipo, al que coronó campeón continental en la campaña 2003-04.

No hizo grandes cosas el Chelsea ante el Maccabi, el peor equipo de la competición por números. Es el único que ha perdido todos sus partidos y, aunque es un bloque animoso, no le da para mucho más.

El cuadro de Mourinho controló prácticamente siempre y aunque no hubo mucha claridad y fluidez en su juego le fue suficiente para llevarse la victoria que, de no haber ganado el Dinamo de Kiev en Do Dragao, le habría supuesto la clasificación.

El conjunto del balcánico Slavisa Jokanovic, exjugador ‘blue’ entre 2000 y 2002, poco pudo hacer. Ilusión pero apenas argumentos de peso para plantear batalla a un acorazado, aunque éste no atraviese sus mejores momentos.

Tan solo inquietó en un par de acciones al inicio de cada periodo (Dor Peretz y Dasa) y en una contra de Zahavi, pero le faltó la pegada que tuvo el Chelsea a balón parado.

Gary Cahill abrió la cuenta a los veinte minutos al aprovechar un rechace del portero y el palo a un remate propio, a la salida de un córner, y remató el choque el brasileño Willian a los 73 con un magnífico lanzamiento de falta directo.

El Maccabi Tel Aviv se había quedado en inferioridad a cinco minutos del descanso debido a la expulsión de Tal Ben Haim por una dura entrada al hispano-brasileño Diego Costa, lo que mermó su capacidad y de no haber sido por alguna buena intervención del meta serbio Predrag Rajkovic el marcador podría haber sido más amplio.

El también brasileño Oscar, titular junto al belga Hazard, encontró el premio a su trabajo al rematar de cabeza un medido envío desde la izquierda del ghanés Abdul Baba Rahman (m.77), y el francés Kurt Zouma, que reemplazó al lesionado John Terry, completó en la prolongación a la salida de otro córner el resultado, el mismo que logró en la ida en Londres.

Triunfo claro a la postre para el Chelsea de Mourinho en un partido de una sola dirección, de dominio claro pero no convincente. Lo peor para sus intereses es que aún se la debe jugar ante el Oporto.

– Ficha técnica:

0 – Maccabi Tel Aviv: Rajkovic; Dasa, Ben Harush, Ben Haim, Carlos García, Alberman (Azulay, m.85), Rikan, Igiebor, Peretz, Ben Chaim (Ben Basat, m.80) y Zahavi (Itzhaki, m.89).

4 – Chelsea: Begovic; Azpilicueta, Cahill, Terry (Zouma, m.72), Baba Rahman; Fabregas, Matic; Willian (Remy, m.79), Oscar, Hazard (Pedro, m.68); y Diego Costa

Goles: 0-1, M.20: Cahill. 0-2, M.73: Willian. 0-3, M.77: Oscar. 0-4, M.91: Zouma.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (ESP). Expulsó con roja directa a Tal Ben Haim a los 41 minutos por una dura acción con Diego Costa. Amonestó a Matic (m.59), Cesc Fábregas (m.84)

Incidencias: partido de la quinta jornada del grupo G disputado en el Sammy Ofer Stadium de Haifa.

EFE