El béisbol sufrió una gran pérdida tras conocerse la muerte de Juan Manuel Ley a los 82 años en Culiacán, Sinaloa.

Ley es uno de los grandes referentes del béisbol mexicano por su labor como propietario de los Tomateros de Culiacán en la Liga Mexicana del Pacífico además de su participación en el verano durante varios años como directivo de los Saraperos de Saltillo. El exitoso trabajo de la familia Ley en Saltillo derivó en el bicampeonato de las temporadas 2009 y 2010 cuando su hermano Álvaro estaba al frente del equipo.

La pelota mexicana ha perdido a un personaje fundamental en su historia.