El Bayern goleó hoy al Borussia Dortmund por 5-1 dando un golpe de autoridad ante su principal competidor en la lucha por el título alemán ante el que pone tierra de por medio al aumentar la ventaja a siete puntos cuando se han jugado sólo ocho jornadas de la Bundesliga.

Con dos goles de Thomas Müller, uno de ellos de penalti, dos de Robert Lewandowski el Bayern liquidó a su favor un partido que se decidió en la segunda parte después de haber estado relativamente igualado en los primeros 45 minutos.

Tal vez la goleada haya sido un castigo demasiado severo para el Dortmund que apostó por impedir que el Bayern armara su juego desde el centro del campo a través de una especie de “trivote” formado por Gonzalo Castro, Julian Weigl e Ilkay Gündogan y con el japonés Shinji Kagawa que, más adelante, le taponaba la salida a Xabi Alonso.

En los primeros minutos ese planteamientos dio buenos resultado, el Dortmund le disputó al Bayern la posesión del balón y volcó incluso buena parte del juego en la mitad contraria.

Sin embargo, esa ventaja táctica inicial del Dortmund no se tradujo en ocasiones claras sino sólo en una serie de saques de esquina y algún centro al área que fue presa fácil del meta Manuel Neuer.

Para superar el planteamiento del Dortmund, el Bayern empezó a recurrir a pases largos que salían bien del propio Neuer o de Jerome Boateng. En el minuto 12, llegó la primera aproximación interesante del Bayern con un saque largo de Neuer a Mario Götze que lanzó un centro que buscaba a Robert Lewandowski pero fue interceptado por Sven Bender.

Del lado del Dortmund en esa fase, la situación más peligrosa fue un centro de Henrihk Mhkitaryan desde la izquierda que buscaba a Kagawa y en el que Thiago Alcántara alcanzó a atravesar el pie.

Boateng siguió intentando generar acciones ofensivas con pases desde más atrás de la línea central. En el 24, el balón quedó en Douglas Costa que soltó un remate desde un ángulo difícil y que el meta del Dortmund, Roman Burki, tuvo que rematar con los puños

Dos minutos después, un pase de Boateng, esta vez desde detrás del círculo central, sorprendió a la defensa del Dortmund que, tras ganarle el mano a mano a Bürki, definió a puerta vacía.

Tras el gol hubo un bajón en el Dortmund, el Bayern empezó a combinar con más libertad y en el 34 un penalti convertido por Müller hizo pensar que el partido estaba sentenciado.

La jugada que llevó al penalti la había iniciado Lewandowski en la mitad bávara con un pase a Müller que atravesó la mitad del campo y cedió al centró donde apareció Philipp Lahm, quien metió el balón al área a Thiago que fue derribado por Mhkitaryan cuando se disponía a rematar.

El Dortmund pareció volver al partido en el 37, cuando Pierre Emerick Aubameyang descontó con un remate desde corta distancia tras un centro de Castro desde la izquierda.

Sin embargo, en la primera jugada del primer tiempo el Bayern volvió a ampliar la ventaja, esta vez por intermedio de Lewandowski y otra vez después de un pase largo de Boateng, esta vez desde bastante más atrás de la mitad del campo.

El Dortmund trató de reaccionar nuevamente pero esta vez no pudo recursos y sus afanes ofensivos lo que generaban era ante todo espacios para que el Bayern combinase a placer.

En el 55 Götze tuvo el cuarto en sus pies pero falló al rematar a puerta vacía tras centro de Müller. En el 58 Lewandowski no falló y marco de remate de zurda dentro del área tras buen centro de Götze desde la derecha.

Götze hizo el quinto en el 66 con un remate desde el centro del área. El desastre para el Dortmund estaba sellado que, sin embargo, lucho por reducir la ventaja para salvar un poco la vergüenza.

En el 71 Mhkitaryan tuvo una ocasión, que le permitió lucirse a Neuer con una buena parada.

El Dortmund, pese a la goleada, mantiene el segundo lugar gracias a que el Schalke perdió su partido en casa ante el Colonia (0-3).

EFE