El entrenador del Barcelona, Luis Enrique Martínez, ha avisado hoy que su equipo saldrá este miércoles, en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey ante el Espanyol, con el objetivo de resolver la eliminatoria en el Camp Nou.

El conjunto azulgrana no pudo superar en el derbi liguero del pasado sábado al Espanyol en el Cornellà-El Prat, en un partido que acabó 0-0 gracias a los postes y a la intensidad y concentración defensiva del equipo de Constantin Galca.

Sin embargo, Luis Enrique está convencido de que mañana, en el Camp Nou, se verá un encuentro totalmente distinto. “Me espero un partido muy diferente al que se vio allí. Lo va a ser sin ninguna duda”, ha aseverado.

Una de las diferencias entre ambos duelos será la aparición de dos futbolistas que debutarán mañana con la camiseta del Barça: Aleix Vidal y Arda Turan, que por fin ha podido ser inscritos después de que el club catalán haya cumplido la sanción de la FIFA de dos mercados sin poder fichar.

“Los dos participaran mañana. No sé los minutos que tendrá cada uno, pero seguro que jugarán”, ha desvelado el entrenador barcelonista, que ha destacado la polivalencia de ambos: “Arda puede jugar de interior o abierto en banda y Aleix de lateral, de interior o como jugador de banda también”.

El preparador asturiano discrepa de quienes piensan que su equipo sucumbió ante la agresividad españolista en el Cornellà-El Prat y que no se mereció ganar.

“Después de revisarlo otra vez, considero que hicimos un muy buen partido. Tuvimos seis o siete ocasiones muy claras de gol, pese a que el rival hizo un partido defensivo muy completo. Esto no significa que no haya cosa a mejorar y a rectificar que, de hecho, ya hemos rectificado”, ha argumentado.

En cualquier caso, Luis Enrique no ha querido entrar a valorar si, en algunas fases del choque, el Espanyol se mostró más que agresivo, violento, amparado en la supuesta permisividad arbitral.

“No lo valoré en caliente, tras el empate, cuando tenía unas ganas de hablar que me moría, no lo voy a hacer ahora, que estoy aquí súper relajado, en víspera del Día de Reyes”, ha indicado.

Por otra parte, Luis Enrique ha reconocido no estar sorprendido por la destitución de Rafa Benítez, en el banquillo del eterno rival, el Real Madrid.

“Sorprenderme no, porque ya es un tema habitual en el fútbol moderno. Ya sabemos que la cadena se rompe siempre por el eslabón más corto y ese siempre es el entrenador. ¿Qué opinión tengo sobre Zidane como sustituto? No conozco a Zidane como entrenador, así que no puedo valorarlo”, ha concluido.

 

EFE