El Barcelona realizó hoy su primer entrenamiento en Japón, donde disputa a partir del 17 de diciembre la segunda semifinal del Mundial FIFA de Clubes 2015 ante el Guangzhou Evergrande chino.

Menos de doce horas después de aterrizar en Tokio la escuadra blaugrana se entrenó bajo los focos del Estadio Mitsuzawa de la ciudad de Yokohama (al sur de la capital nipona) en una sesión en la que destacó la ausencia de Neymar, que sufrió una lesión fibrilar el pasado 8 de diciembre antes del partido contra el Bayer Leverkusen.

El delantero brasileño está casi descartado para la semifinal contra el Guangzhou y sería también duda en caso de que el Barcelona alcance la final.

También estuvo ausente Douglas, que lleva en el dique seco desde octubre, al tiempo que trabajaron con el grupo Arda Turan y Aleix Vidal que, pese a no poder debutar hasta enero, se han unido a la expedición azulgrana.

La plantilla del Barça se ejercitó ante la algarabía de más de 200 niños de la escuela que el club tiene en el distrito tokiota de Katsushika y que se desgañitaron animando a sus ídolos en los rondos y cantando el himno del club.

Lionel Messi fue, como era de esperar, el jugador más ovacionado por los pequeños y desató la locura cuando comenzó a ensayar el disparo a puerta junto a Piqué y Luis Suárez.

La sesión fue también presenciada por decenas de miembros de peñas de distintos sitios de Japón, como Sapporo (norte) o Kobe (oeste), ciudad nipona que está hermanada con Barcelona, que observaron también entusiasmados el entreno pese a los 11 grados de temperatura.

El Barça realizará mañana otro entrenamiento en este mismo estadio, donde suele jugar el Yokohama, y una última sesión el miércoles en el Estadio Internacional de Yokohama, donde debuta el jueves.

 

EFE