El delantero de Pumas de la UNAM, Eduardo Herrera, salió en defensa de su compañero Daniel Ludueña al asegurar que se malinterpretaron sus declaraciones, y dejó en claro que para los mexicanos es difícil competir en un equipo donde hay 10 no nacidos en México.Ludueña manifestó la víspera que el trabajo en las fuerzas básicas de algunos equipos no es el óptimo, además de asegurar que algunos jugadores no tienen “hambre” y que el problema no son los extranjeros, por lo cual fue criticado.

Herrera, en rueda de prensa realizada este día, salió en defensa de su compañero y dijo que “hablé con él y se malinterpretaron sus declaraciones. Él no habló específicamente de los jugadores mexicanos, sino de muchos jugadores jóvenes”.

“Eso pasa también en Argentina y en otros países. Hay jugadores que se llegan a conformar. Él lo ha platicado con nosotros, los jugadores, y no se refería al jugador mexicano, como se tomó en muchos lados”, añadió.

Reconoció la dificultad de ganarse un puesto, pero dejó en claro que el trabajo diario y la mentalidad de cada futbolista es determinante en el éxito, además de aprovechar las oportunidades, como él, que le llegó a los 23 años de edad.

“Lo importante es la mentalidad que puedas tener: querer sobresalir, destacar, para no perderte en el camino, no conformarte con ciertas cosas que puedas tener. A veces las oportunidades escasean, pero debes aprovechar las que se presentan”, comentó.

Añadió que los futbolistas mexicanos tienen un camino complicado en el balompié local por la cantidad de foráneos y naturalizados en cada escuadra, lo que hace la competencia más fuerte, “no estoy a favor ni en contra, así está el reglamento de competencia”.

“Como jugador mexicano, al tener en tu plantel a 10 futbolistas no nacidos en México, obviamente tienes menos posibilidades de jugar, porque normalmente son jugadores consolidados, que vienen para estar de titulares o de relevo. Obviamente, eso les cierra las posibilidades a muchos jugadores”, concluyó.

NTX