La Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) expresó hoy su “más enérgico reclamo” por lo que consideró un “mal trato” que impidió a la selección de este país entrenar en el estadio StarHub de Los Ángeles, debido al encharcamiento de la cancha.

En un escrito dirigido al comité organizador de la Copa América Centenario, el presidente de la Federación, Carlos Villacís, señaló que el estado del campo impidió al combinado “realizar una práctica formal a tan solo dos días” de su choque con Brasil este sábado en su debut en el torneo.

Según el dirigente ecuatoriano, este miércoles los representantes de Ecuador se quejaron por el retraso en la entrega de hidratación a su delegación y por la falta de la misma el martes, así como por “el penoso estado de la cancha”.

Pese al compromiso en entregarla “en perfecto estado” hoy jueves, la cancha “se encontraba totalmente empapada de agua, producto de un exceso de riego horas antes” de la sesión.

Lo ocurrido, según el presidente de la entidad futbolística, ha provocado “falta de confianza” del cuerpo técnico de la selección y de los dirigentes de la Federación, que se ha visto obligada “a buscar y pagar” otro campo de entrenamiento.

Villacis, quien señala que espera que la organización reponga el importe pagado por la Federación por el campo de entrenamiento, indica que los representantes ecuatorianos se sienten “tremendamente perjudicados” por lo ocurrido.

“Esperamos que no se repitan actos similares a lo largo de nuestra estadía durante la competencia y que se tomen las medidas necesarias para darnos solución a lo expuesto, y que no se nos siga perjudicando”, dice Villacís en la carta, en la que solicita una reunión con el comisionado del partido. EFE