La selección de Chile comenzó hoy la era de su nuevo técnico, Juan Antonio Pizzi, con un entrenamiento en el que estuvieron doce jugadores a sólo tres días del crucial encuentro con Argentina en las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018.

Para afrontar este partido, que se jugará en Santiago, y el siguiente, el día 29 contra Venezuela como visitante, Pizzi convocó a 25 jugadores, siete de ellos de equipos locales, que fueron la mayoría en la primera práctica de esta nueva era de la Roja.

Junto a los siete locales estuvieron los convocados del exterior Mauricio Isla, Eugenio Mena, Bryan Rabello, Fernando Meneses y Miiko Albornoz, que en la mañana cumplieron un trabajo regenerativo para reponerse de los partidos que jugaron con sus clubes el fin de semana y en algunos casos, de largos viajes hacia Chile.

Rabello y Meneses, que juegan en México y Albornoz, que está en la liga alemana, llegaron hoy a Santiago y desde el aeropuerto se dirigieron de inmediato al complejo Juan Pinto Durán, el cuartel general de la selección chilena.

En la sesión vespertina el técnico tendrá a la mayoría de los convocados, pues durante la mañana llegaron el capitán de la Roja, Claudio Bravo, Arturo Vidal, Gary Medel, Paulo Díaz, Enzo Rozo y Alexis Sánchez, a los que sumarán más tarde Matías Fernández y Mauricio Pinilla.

El último en llegar a Santiago será el delantero Angelo Henríquez, del Dínamo Zagreb croata, que lo hará este martes.

Jugadas cuatro jornadas del clasificatorio a Rusia 2018, Chile tienen con siete puntos, igualado con Brasil y Paraguay, en tanto que el líder es Ecuador, con doce puntos, seguido de Uruguay, que tiene nueve. EFE