El Abierto de Australia llega a su fin, el último evento del torneo enfrentará a dos grandes favoritos, a los finalistas de la edición 2015, los preclasificados número uno y dos, el serbio Novak Djokovic y el británico Andy Murray.El escocés derrotó el viernes al canadiense Milos Raonic en cinco sets con marcadores parciales 4-6, 7-5, 6-7 (7/4), 6-4 y 6-2 que sumados llegaron a las cuatro horas con tres minutos.

Por su parte, el actual campeón clasificó a la final desde el jueves, cuando eliminó al suizo Roger Federer en cuatro sets (6-1, 6-2, 3-6 y 6-3) que duró dos horas con cuatro minutos.

Claramente hubo una buena diferencia de tiempo en pista en sus citas previas a la disputa por el campeonato, e incluso “Nole” tuvo un día extra de descanso, sin embargo, Murray descarta que sea un factor determinante para el resultado.

Lo primero que reconoció fue que en ocasiones previas él mismo había tenido ese descanso más largo, que así es el torneo y hay que lidiar con ello.

Djokovic y Murray se enfrentan por cuarta ocasión en la final de este primer Grand Slam del año, el campeón defensor está invicto en finales de este torneo, mientras que el segundo mejor, además de perder en tres ocasiones previas (2011, 2013 y 2015) con el rival que enfrentará, perdió en 2010 ante Roger Federer, número tres de la clasificación de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).

Es ahora o nunca para el británico, que de ganar habrá conseguido su primer título después de cuatro ocasiones en irse con las manos vacías, hecho histórico, pero antes deberá enfrentar a un campeón que no muestra intenciones de soltar la corona.

NTX