El serbio Novak Djokovic se clasificó hoy por octava vez en su carrera para las semifinales de Roland Garros tras batir al checo Tomas Berdych por 6-3, 7-5 y 6-3 en dos horas y seis minutos.

El número uno del mundo, que busca el único Grand Slam que le falta, se medirá por un puesto en la final contra el ganador del partido entre el austríaco Dominic Thiem y el belga David Goffin.

Djokovic no tuvo muchos problemas para lograr su pase a semifinales y ya solo ha estado en esa ronda una vez menos que el español Rafael Nadal, que siempre que ha llegado ha ganado el trofeo.

El partido, que paró unos minutos a causa de la lluvia y a petición del serbio, para cabreo del checo, estuvo totalmente dominado por el número uno del mundo.

Le tiene Djokovic tomada la medida a Berdych, al que ha ganado los once últimos duelos y contra quien solo ha perdido dos de 26.

Solo en el inicio del tercer set pareció “Nole” perder los nervios cuando el checo le arrebató el servicio. El serbio estrelló la raqueta contra el suelo y, de rebote, estuvo a punto de golpear a un juez, lo que hubiera podido significar la descalificación.

Pero Djokovic pidió enseguida disculpas y el hecho quedó en anécdota, aunque fue reveladora de la prisa que tenía el número 1 del mundo por cerrar su pase a semifinal, ya que los retrasos provocados por la lluvia le van a obligar a jugar cuatro días consecutivos.

La de hoy es la trigésima clasificación del serbio para las semifinales de un Grand Slam, una menos que Jimmy Connors y a 9 del suizo Roger Federer.

El serbio no pierde un partido en un grande desde la final de Roland Garros del año pasado contra el suizo Stan Wawrinka.

“Estoy feliz de haber ganado este partido, he encontrado mi mejor tenis en el momento adecuado”, aseguró el tenista desde la pista.

Djokovic, que completó ayer su duelo de octavos de final contra el español Roberto Bautista, que le ganó la primera manga del torneo, deberá también jugar mañana su partido de semifinales. La suspensión ligada a la lluvia ha provocado que se concentren los partidos.

Pero el serbio no se quejó por el hecho y aseguró que “siempre hay que mirar el lado positivo de las cosas”.

De hecho, le puso un toque de humor al asunto, al rendir homenaje al fallecido Prince en la firma tradicional que hacen al abandonar la pista: “Purple rain”, escribió el serbio.

 

EFE