Una corte federal de apelaciones en los Estados Unidos desestimó el recurso interpuesto por Tom Brady para tener un nueva audiencia respecto a su suspensión por el “DeflateGate”. Se mantiene su castigo de cuatro partidos y estaría de regreso hasta la Semana 5 ante Cleveland.

La última opción para Brady, si quiere la revocación de su castigo, radica en apelar ante la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos lo cual luce como algo muy complicado para el quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Brady se perdería los juegos contra los Cardenales de Arizona, los Delfines de Miami, los Texanos de Houston y los Bills de Buffalo.

El “DeflateGate” es un caso que se desató luego de que los Potros de Indianápolis alegaran que los Patriotas desinflaron balones intencionalmente para sacar ventaja durante el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana hace un par de temporadas. El comisionado de la NFL, Roger Goodell, suspendió a Brady pero el mariscal de campo ganó una primera batalla legal en una corte de Nueva York; no obstante, la liga mantuvo su esfuerzo en los juzgados hasta que consiguió un veredicto a su favor a nivel federal.