Con los focos rojos prendidos en la Milla Alta por una posible lesión en la espalda del mariscal de campo Peyton Manning, Broncos de Denver visitará este jueves el Arrowhead Stadium para enfrentar a uno de sus acérimos rivales, Jefes de Kansas City.

El juego del domingo pasado fue un calvario para Manning, quien sufrió en serio para superar a una defensiva tradicionalmente complicada como la de Cuervos de Baltimore y tras el encuentro, el veterano de 18 temporadas fue colocado en la lista de lesionados de la franquicia “equina”.

Y aunque desde el lunes, tanto el entrenador de Broncos, Gary Kubiak, como el propio pasador aseguran que estará listo para el juego del jueves en el Punta de Flecha, nadie puede ignorar que fue capturado por Cuervos en cuatro ocasiones y que el egresado de la Universidad de Tennessee ya no es un jovencito.

Con un Manning muy lejos de su nivel, con sólo 24 completos de 40 intentos y 175 yardas aportadas, y un ataque terrestre casi inexistente que generó sólo 70 yardas en las piernas de Ronnie Hillman (41 yd) y C.J. Anderson (29), el peso de la ofensiva de Broncos recayó en el pateador Brian McManus, quien concretó cuatro goles de campo.

Jefes, por su parte, viene de sostener un auténtico agarrón con un Texanos de Houston que cuenta con una de las defensas más agresivas de la Liga, ante la cual la “tribu” vivió momentos difíciles, pero al final se impuso por un apretado 27-20 como visitante en el NRG Stadium.

Con una buena tarde del mariscal de campo Alex Smith, quien tiró para 22 de 33, 243 yd y tres touchdowns, y del ala cerrada Travis Kelce, quien atrapó seis envíos, dos en las diagonales, con 106 yardas de ganancia, Kansas City sacó la victoria y levantó la mano para llevarse el título divisional al finalizar la temporada.

Así, por su condición de local, un ataque solvente que no se achica ante los retos y una defensiva que hace su trabajo, Jefes saldrá como favorito para el duelo que abre la segunda semana de actividad en la temporada 2015 de la NFL.

No obstante, lo último que Kansas City debe hacer, si quiere salir con el triunfo, es subestimar la capacidad y la experiencia del mayor de los Manning, quien todavía tiene más que suficiente cuerda en su brazo derecho y puede hacer una de las suyas este jueves en el Arrowhead.

NOTIMEX