Con una sonrisa “de oreja a oreja”, el corredor DeMarco Murray fue presentado como flamante refuerzo de Titanes de Tennessee, donde el jugador espera recuperar el nivel que lo llevó a ser el Ofensivo del Año en 2014.El ex de Vaqueros de Dallas y Águilas de Filadelfia estuvo escoltado por el gerente general del equipo, Jon Robinson, y por el entrenador en jefe, Mike Mularkey, durante la conferencia de prensa que ofreció en el Saint Thomas Sports Park.

El producto de la Universidad de Oklahoma, de quien se confirmó su traspaso la víspera, reconoció que no ve la hora para empezar con sus compañeros al aseguar que su paso por los “emplumados” ya es un capítulo cerrado.

“2014 fue 2014 y el año pasado fue el año pasado. Definitivamente estoy esperando empezar una nueva tradición con el equipo. Estoy emocionado por un nuevo comienzo y listo para conseguir cosas”, admitió.

Hace un par de años, el nacido en Las Vegas tuvo una campaña inolvidable con la escuadra de “la estrella solitaria” con casi 400 acarreos, más de mil 800 yardas y 13 visitas a las diagonales, cifras que lo impulsaron a participar por segunda vez consecutiva en el Tazón de los Profesionales.

Sin embargo, el hombre de 28 años de edad vino a menos y se esfumó su brillo sobre los emparrillados, mismo que está dispuesto a retomar con los pases del quarterback Marcus Mariota, para así demostrar que aún le restan varios años de productividad como profesional.

“Me siento genial, no creo que sea viejo. Soy un chico joven, sigo siendo joven. Sólo quiero que las cosas marchen bien aquí, trabajar extremadamente duro y competir a un alto nivel. No puedo esperar para convivir con los demás. Me siento renovado y preparado”, se congratuló.

NTX