El delantero argentino de Jaguares de Chiapas, Silvio Romero, señaló que el juego ante Monterrey fue un golpe duro para el club y los aficionados, por lo que ahora ante Pumas de la UNAM se debe cambiar ese panorama.“Fue un golpe duro que sufrimos en Monterrey, debemos reponernos de la mejor manera posible, no estábamos preparados para recibir una goleada de esa índole, ahora hay que tratar de revertir esa imagen que dimos el sábado, que fue la peor”, señaló.

Manifestó que a pesar de ese resultado, en el equipo hay motivación para el resto de la temporada, ya que “uno trabaja y las cosas a la hora del partido no salen como uno lo planifica, eso se ve en la cara de los compañeros, en el ánimo, y gracias a Dios en el grupo eso no pasa”.

De igual manera, consideró que Pumas no es el rival a superar, sino que son ellos mismos quienes tienen que sacudirse lo ocurrido en tierras regiomontanas.

“Más allá que el rival que venga, hoy por hoy el mayor rival somos nosotros mismos, hay que tratar de reponernos de lo que hicimos el sábado pasado, ese será nuestro objetivo”, afirmó.

El sudamericano aseguró que se conjugaron varios motivos por los cuales el equipo perdió puntos como local, a pesar de haber tenido la misma base del campeonato anterior, donde terminó en el cuarto sitio.

“Fueron muchos factores, empezó con que perdimos la localía de cierta manera cuando salimos a Puebla, fueron viajes muy desgastantes para el grupo, de horas interminables, no es lo mismo jugar en tu casa que viajar 12 horas, no podemos permitirnos el lujo de dar esa ventaja”, expresó.

NTX