Río de Janeiro, 13 Ago (Notimex).- El argentino Juan Martín del Potro quedó atónito luego de alcanzar la gran final del tenis individual masculino de los Juegos Olímpicos Río 2016, pues de llegar como uno más, dejó en el camino a dos buenos jugadores.Las lesiones de los últimos meses le impidieron tener regularidad en el circuito, situación que lo orilló ser 141 del ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), no obstante decidió estar en la justa veraniega con ilusión de recuperar su mejor nivel.

Como en sus mejores tiempos, Del Potro demostró su mejor tenis, aquel que lo llevó a ser top-10 en algún tiempo y ahora vive algo que “ni en los mejores sueños lo imaginé. Es difícil de describir, la gente me ayudó mucho”, al convertirse en finalista de Río 2016 y buscará este domingo la medalla de oro contra el británico Andy Murray, número dos del orbe y campeón reinante.

“Delpo” ya tiene en su poder la presea de plata, algo que ni siquiera soñó, ya que desde la primera fase le tocó encarar al número uno del mundo, al serbio Novak Djokovic y lo superó; después, su caminó lo llevó a las semifinales, donde dio cuenta del español Rafael Nadal, quinto del ranking mundial.

“No puedo creer estar en la final con una medalla y más cuando vi el sorteo y a Djokovic en primera ronda. Entonces dije que pensaba que iba a estar pronto en mi casa de Tandil, comiendo un asado. Ahora me lo voy a comer pero con una medalla colgada”, señaló.

Sin ocultar su emoción y con lágrimas en los ojos, agradeció el respaldo que le dio la afición, su gente cercana, y destacó que jamás se dio por vencido, aunque fue consciente en reconocer que por momentos no supo cómo eliminó a Nadal.

“Es difícil describir lo que pasé, le tengo que agradecer a toda la gente que me impidió que me fuera del tenis. No entiendo cómo gané este partido, mientras lo jugaba se me venía a la mente muchos sueños. Rafa es Rafa”, declaró “la torre de Tandil”, quien en Londres 2012 obtuvo bronce.

NTX/GAGO/AGG/RIO16