El exfutbolista británico David Beckham anunció que compró unos terrenos en Miami, Florida, donde construirá un estadio para su franquicia de la Liga Estadunidense de Futbol (MLS), el cual implicará un desembolso de unos 300 millones de dólares.Este es el paso más sólido hasta ahora dado por el astro inglés para construir un estadio desde que anunció a finales de 2013 que instalaría un equipo de expansión del MLS en la ciudad de Miami.

Beckham y su grupo de inversionistas adquirió el lote privado que incluye un 70 por ciento de tierras necesarias para construir el estadio, y restaría por comprar un 30 por ciento, en lotes que son propiedad del gobierno, valuados en unos nueve millones de dólares.

El lugar “es adecuado” y se ubica en la zona conocida como “Overtwon”, señaló en un comunicado el presidente ejecutivo de Sprint, Marcelo Claure, socio de Beckham.

“Tenemos una base de fanáticos leales que están contando los días que faltan para nuestro primer juego”, aseveró el empresario boliviano, uno de los que encabeza el grupo Miami Beckahm United.

Beckham había tratado, sin éxito, construir su estadio en el centro de la ciudad en el Puerto de Miami, cerca de la American Airlines Arena y frente al Estadio de los Marlins, en La Pequeña Habana, pero en todos esos intentos encontró algunos impedimentos.

Desde inicios de 2014, Beckham anunció su interés en construir en Miami un estadio para unos 20 mil espectadores, tras adquirir una franquicia de la MLS.

El estadio implicará un desembolso de 300 millones de dólares para su construcción, se concretará con fondos privados, según anunció Miami Beckham United, el cual también está integrado por el creador del programa American Idol, Simon Fuller.

NTX