El piloto australiano Daniel Ricciardo se dio un tiempo para “turistear” un poco previo al Gran Premio de México de este domingo, al visitar el Zócalo de la Ciudad de México y las Plaza Garibaldi, donde disfrutó de las tradicionales “garnachas” mexicanas sin tapujos.

El piloto dejó por un momento la concentración rumbo a la décima séptima carrera de la temporada, para darse una escapada que pocas veces se puede dar en otras carreras, pues, como él mismo lo dijo, estos viajes siempre son del hotel a la pista y viceversa, pero por el entusiasmo que le ocasiona la cuidad quiso probar algo diferente.

Así, se montó en un autobús descapotable del Gobierno de la Ciusad de México para salir de su hotel en la Avenida Reforma, enfilarse al centro, pasar por la Alameda y el Palacio de Bellas Artes y luego por el Zócalo, donde dio una vuelta y se bajó para conocer la Catedral.

Lo anterior ante la mirada atónita de las personas, que no alcanzaban a atinar quién era, pero el remolino de camarógrafos y reporteros salí de la cotidianidad; hubo quien lo confundió con Sergio Pérez, pero también el fan ilusionado que lo reconoció y no dudó en pedir la foto con su celular, para el recuerdo.

Ricciardo, sonriente y amable en todo momento, no dejaba de sorprenderse con la ciudad. Una vez de regreso al autobús, éste lo llevó a la Plaza Garibaldi, donde unos mariachis lo recibieron interpretando “México lindo y querido”.

Enseguida, entró al famoso “Tenampa”, donde disfrutó de una muestra gastronómica que incluía pambazos, gorditas, chalupas y quesadillas, a las cuales le entró con mucho valor y portando un sombrero rojo de charro.

El piloto Guillermo “Memo” Rojas fue su anfitrión y quien le explico cada comida que les sirvieron, le recomendó qué salsa probar y en qué cantidad, solo declinaron los chapulines, para los cuales Memo se sinceró al admitir que “no tiene estómago”.

De esta manera, el australiano cumplió con su plan de aventura por la capital, aunque recordó que todavía le falta el tequila. “Pero ése espero disfrutarlo el domingo después de la carrera”, dijo, sonriente, el integrante de Red Bull.

NTX