El media punta argentino Andrés D’Alessandro anunció hoy su vuelta al River Plate, al que llegará como cedido hasta final de año, procedente del Internacional brasileño, club en el que jugó ocho temporadas y del que era capitán.

“Volver al club después de trece años es una alegría”, señaló el jugador que abandonó la disciplina del equipo porteño en 2003 cuando, tras cinco años destacando en la liga argentina, firmó por el Wolfsburgo alemán.

En el conjunto alemán permaneció otros cinco años, antes de comenzar un periplo por diferentes equipos, como el Portsmouth inglés, el Real Zaragoza español y el San Lorenzo argentino, antes de aterrizar en Brasil para jugar con el Internacional.

‘El Cabezón’, como es conocido, se emocionó durante la rueda de prensa que concedió para anunciar su marcha del equipo de Porto Alegre, club para el que jugó durante los últimos ocho años y con el que tiene contrato hasta 2017.

“Mi historia con el club no termina aquí”, señaló el otrora internacional con la albiceleste, quien sin embargo reconoció estar cerrando “una fase” de su carrera.

El hasta ahora capitán del Internacional comentó que abandona Brasil por el interés mostrado tanto por el River como por el interés mostrado por el técnico del equipo ‘millonario’, Marcelo Gallardo, quien le expresó personalmente su interés en contar con sus servicios.

“Haber hablado con el técnico Gallardo fue muy importante”, comentó el centrocampista, quien desveló que su vínculo con los argentinos será por una año y negó que su salida del club brasileño se deba a que no logró la clasificación para la actual edición de la Copa Libertadores.

Pese a estar ya de salida del club, el media punta se puso a disposición de su todavía técnico, Argélico Fucks ‘Argel’, para el partido que este mismo miércoles por la noche enfrentará al Internacional y al San José en el torneo regional de Río Grande do Sul.

Con la camiseta colorada, D’Alessandro se proclamó campeón de la Copa Libertadores en 2010, de la Copa Sudamericana en 2008 y de seis torneos regionales. EFE