Una vez que se confirmó como nuevo jugador de las Águilas del América, el brasileño William da Silva se despidió de Gallos Blancos de Querétaro, con el que estuvo dos años y vivió un subcampeonato.

Se va con el cariño de la gente y agradecido por la oportunidad que le dio el cuadro que dirige Víctor Manuel Vucetich y espera continuar con buenos resultados ahora con el equipo americanista.

“Jamás imaginé que en dos años fuera a encariñarme con este club y esta ciudad. Lo que viví aquí fue fantástico. Hoy quiero despedirme y les digo que me voy agradecido por cada muestra de cariño que recibí de todos”, indicó en conferencia de prensa con la voz entrecortada.

Admitió que le duele dejar al cuadro queretano, pero tampoco podía dejar pasar la ocasión de jugar en club popular y de altas expectativas como América.

“Tomé la decisión de salir porque consideró que es una oportunidad importante en mi carrera y me llega en el momento adecuado. Me despido, pero les digo que tengo firmes intenciones de volver a vestir esta playera. Es imposible irme sin tristeza, pero lo haré por tener nuevos retos en mi carrera y seguir creciendo”.

Agregó que “me duele y mucho, pero tengo que buscar algo por crecer, pero la oportunidad que me dan no la puedo despreciar”.

Dejó las puertas abiertas para volver algún día a Gallos Blancos, eso sí que la directiva lo considere también viable en algún momento dado.

“Me llevo un hijo queretano y algún día tendré que volver porque mi hijo querrá conocer la ciudad donde nació y con todo gusto regresaré. Me voy agradecido por todo lo que viví y me encanta la ciudad. Muchas gracias por todo”, manifestó el brasileño.

NTX