El base estrella de los Warriors de Golden State, Stephen Curry, hizo sentir de inmediato su liderazgo en la vuelta a la competición de los playoffs y con 40 puntos, incluidos 17 en la prórroga, ayudó a su equipo a vencer a domicilio 125-132 a los Trail Blazers de Portland en el cuarto partido de la serie de semifinales de la Conferencia Oeste.

Curry, que no había jugado desde el cuarto partido de la primera ronda de los playoffs, que los Warriors ganaron por 4-1 a los Rockets de Houston, regresó cuando más lo necesitaba el equipo y su presencia hizo posible que vuelvan a Oakland con la ventaja de 3-1 en la serie al mejor de siete.

Los Warriors, que defienden el título de campeones de la Conferencia Oeste y de la liga, están a sólo un triunfo de las finales, que podrían lograr el próximo miércoles cuando en el ORACLE Arena de Oakland disputen el quinto partido.

Curry notó la falta de partidos en los tres primeros cuartos del partido, pero en la recta final y en la prórroga estuvo magistral e imparable con una actuación que hizo posible la remontada de los Warriors que llegaron a tener una desventaja de 16 puntos.

El entrenador de los Warriors, Steve Kerr, en principio había establecido que Curry, como reserva, jugase no más de 25 minutos, pero la expulsión del base Shaun Livingston, en el segundo cuarto, el hombre que lo sustituyó como titular, por protestar con los árbitros, que le señalaron dos faltas técnica, hizo que se cambiasen todos los planes.

Antes que saliese al campo, Curry también tenía ya conocimiento que cuando llegue a Oakland recibirá la llamada por parte de la NBA que ha sigo el elegido como ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga por segunda temporada consecutiva.

Curry en los 37 minutos que disputó anotó 16 de 32 tiros de campo,incluidos 5 de 16 triples, y 3-3 desde la línea de personal, además de capturar nueve rebotes –ocho defensivos–, repartió ocho asistencias y perdió cuatro balones.

“No tuve mi mejor inspiración al comienzo, pero con el apoyo de los compañeros poco a poco comencé a entrar en ritmo a la hora de tirar a canasta y todo cambió”, declaró Curry al concluir el partido en el que estableció una nueva marca de playoffs al conseguir 17 tantos en la prórroga.

Junto a Curry, el escolta Klay Thompson aportó 23 puntos al anotar 5 de 10 triples, mientras que el pívor Draymond Green logró 21 tantos, nueve rebotes, cinco asistencias, recuperó cuatro balones y puso siete tapones, que lo dejaron como el líder en el juego interior de los Warriors.

El alero Harrison Barnes anotó 10 tantos, incluido el triple a falta de 51 segundos para que concluyese el tiempo reglamentario, con asistencia de Curry y que permitió el empate a 111-111 que forzaría la prórroga.

Barnes completó la lista de los cuatro jugadores de los Warriors que tuvieron números de dos dígitos.

Mientras que el escolta brasileño Leandro Barbosa, que salió nueve minutos como reserva, logró cuatro puntos al anotar 1 de 4 tiros de campo, falló dos intentos de triples, y acertó 2-2 desde la línea de personal.

La vuelta de Curry le quitó protagonismo al base estrella de los Trail Blazers, Damian Lillard, que volvió a brillar con su juego individual al conseguir un doble-doble de 36 puntos y 10 asistencias, pero al final no pudo evitar que el ganador del premio MVP tuviese la última palabra.

Junto a Lillard, el escolta C.J.McCollum logró 24 puntos, incluidos 4 de 9 triples, y fue el segundo máximo encestador de los Trail Blazers.

Mientras que el pívot Mason Plumlee se encargó de liderar el juego interior y mostró de nuevo su gran poder dentro de la pintura al conseguir un doble-doble de 12 puntos y 15 rebotes, faceta del juego que los Trail Blazers dominaron al concluir el partido (52-49).

Los Warriors, a falta de 2:21 minutos para el final de la prórroga, con penetración de Curry se pusieron por delante en el marcador 118-120 y siguió con un triple que dio la ventaja decisiva a los campeones de liga porque Barnes también anotó con otra entrada a canasta (118-125) y ahí se despidieron los Trail Blazers de optar a la victoria.

 

EFE