En su incesante búsqueda por ganar un título nuevamente, ya que no lo hace desde el Invierno de 1997, por Cruz Azul han desfilado innumerables jugadores sin resultados y 2015 no fue la excepción.

Los refuerzos para el Torneo Clausura 2015 sumaron su segundo certamen consecutivo sin entrar a una liguilla, mientras que el Apertura 2015 ya significó el tercero, algo que preocupa a la directiva celeste.

Para reforzar al equipo la directiva que encabeza Guillermo Álvarez Cuevas no ha escatimado en dinero y a lo largo de este tiempo han legado jugadores de diversas nacionalidades que han fracasado en su intento de llevar al equipo al título.

Mientras que para el Clausura 15 la directiva se hizo de los servicios de jugadores de calidad internacional, como el paraguayo Roque Santa Cruz, para el Apertura 15 contrató a cinco refuerzos extranjeros, pero tampoco marcaron diferencia.

Para el primer certamen del año, Cruz Azul presentó de forma oficial a cuatro refuerzos para el Clausura 2015, Santa Cruz, José Carlos Tofolo Junior “Alemao”, el colombiano Carlos Lizarazo y Antonio Pedroza.

Ninguno resultó como se esperaba, pues tanto Santa Cruz como Lizarazo estuvieron lesionados la mayor parte del campeonato y poco fue lo que aportaron al equipo, “Alemao” fue más entrega que futbol y Pedroza no jugó.

Incluso, el jugador brasileño hablaba más de los regaños de su madre por no jugar y de otras cuestiones de poca importancia, que de la forma de cómo sacar al club adelante y darle ese ansiado título.

Las ausencias por lesiones y la falta de seriedad fueron la constante en el equipo celeste a lo largo del Clausura 2015 lo que los llevó a sumar su segundo torneo sin entrar a una liguilla, pese a las grandes inversiones de la directiva.

El Apertura 2015 fue otro botón de muestra de que los gastos excesivos no siempre garantizan resultados positivos inmediatos pues la directiva celeste hizo nueve contrataciones pensando en que, ahora sí, las cosas serían diferentes.

Anunció con bombo y platillo las incorporaciones de Richard Ruiz, Lucas Silva, Jerónimo Amione, el brasileño Fabio Santos, el argentino Fernando Belluschi, Marc Crosas, el guaraní Jorge Benítez, Vicente Matías Vuoso y el también pampero Ariel Rojas.

Todos llegaron conscientes de entender la impaciencia que tiene tanto la directiva como la afición por la carencia de un campeonato en los últimos 18 años (se cumplieron el pasado 7 de diciembre). Pero las cosas siguieron igual.

Los problemas no se hicieron esperar, pues mientras Matías Vuoso daba a conocer que la directiva de Chiapas no le había saldado una deuda económica, Belluschi no contaba con pase internacional y Benítez no tenía aún la visa de trabajo.

Ya entrado el campeonato, Marc Crosas fue relegado del primer equipo por una lesión que sufrió en el partido contra América, luego de que Rubens Sambueza lo lastimara.

Este ha sido el trajín de uno de los equipos de la capital y llamados “grandes” del futbol mexicano, que de fracaso en fracaso, suma su tercera campaña sin liguilla, por lo que es urgente tomar medidas de cara al Clausura 2016.

NTX