Con el mariscal de campo Andrew Luck empecinado en volver a la actividad, pese a la posible subluxación en su hombro derecho, Potros de Indianápolis visitará el NRG Stadium para enfrentar a un Texanos de Houston que ha venido dando tumbos en este inicio de temporada.

Los últimos reportes provenientes de las prácticas de los “equinos” aseguran que Luck ha estado participando en la mayoría de las jugadas, con lo cual todo es optimismo entre las huestes del entrenador en jefe Chuck Pagano, quien no se ha cansado de decir que esperan que su pasador titular esté listo para jugar este jueves.

En caso contrario, no parece que Indianápolis tenga mucho de qué preocuparse, ya que el veterano de 17 temporadas, Matt Hasselbeck, ha estado a la altura del desafío y este domingo les consiguió su segunda victoria de la temporada, un apretado 16-13 ante otro rival de la división, Jaguares de Jacksonville.

La victoria sobre los “felinos” catapultó a Potros al primer lugar en la División Sur de la Conferencia Americana, aunque apenas con marca de 2-2, por lo cual, si quieren afianzar su dominio, tendrán que vencer en calidad de visitante a Texanos, último del sector con registro de 1-3.

Hasta el año pasado, habría sido casi impensable que Houston pudiera sacarle un resultado a Indianápolis, incluso jugando en su propio patio, sin embargo, con los problemas que el cuadro “equino” ha pasado esta campaña, dicho escenario no resulta del todo descabellado.

Esto, incluso después de la paliza de 21-48 que los de Texas recibieron en la semana cuatro a manos de Halcones de Atlanta, ya que los duelos entre rivales de división son “harina de otro costal”, independientemente de las circunstancias de los protagonistas.

En este caso, parte de esas circunstancias es el hecho de que el pésimo inicio de Indianápolis tiene al usualmente confiable Luck como el número 30 en el rating entre los quarterbacks titulares, con índice de apenas 65.3, abajo incluso de su rival de esta semana, Ryan Mallett, 29 con 65.3 puntos.

Así las cosas, si Luck regresa podría tener una noche difícil ante la defensiva de Houston, que tiene el promedio número 11 en yardas admitidas por juego, con sólo 344, aunque también es la sexta peor en puntos aceptados por cotejo, con 27.

En cambio, con el apoyo de su fanaticada, Mallett podría aspirar al triunfo, ya que enfrentará a una defensiva que no las ha tenido todas consigo este año y que admite 23.2 puntos (17) y 387.5 yardas por encuentro (27).

La historia, por otra parte, marca un abrumador dominio de Indianápolis, que acumula 22 victorias por apenas cuatro derrotas ante Houston, incluidos cinco de los últimos seis y los dos más recientes en el NRG Stadium (antes Reliant).

De hecho, la última victoria de Texanos fue también en casa, por marcador de 29-17 en su primer choque de 2012, la temporada de novato de Luck, quien desde entonces no conoce la derrota ante este rival y, además, ha llevado a su equipo a postemporada tres años consecutivos.

NTX