El alero LeBron James no fue el máximo encestador, le dejó esa distinción al ala-pívot Kevin Love, pero si fue el líder que guió a los Cavaliers de Cleveland a un triunfo contundente por 116-78 ante los Raptors de Toronto en el quinto partido de las finales de la Conferencia Este que ahora dominan por 3-2 al mejor de siete.

Después de haber perdido los dos partidos anteriores disputados en el Air Canada Centre de Toronto, donde el viernes se va a jugar el sexto de la serie, los Cavaliers regresaron al suyo del Quicken Loans Arena de Cleveland y recuperaron de inmediato el poder ofensivo y defensivo, mientras que los Raptors sufrieron la mayor humillación en los playoffs.

Desde que llegó a la NBA como equipo expansión, en 1993, los Raptors nunca habían estado 30 puntos por debajo en el marcador al irse al descanso tanto en partidos de competición regular como de playoffs.

Si el primer partido de la serie perdieron por 31 puntos, la mayor diferencia lograda por los Cavaliers en un partido de playoffs, esta vez fueron 38 en su contra.

James sólo jugó 32 minutos, pero suficientes a la hora de anotar 10 de 17 tiros de campo, incluidos 2 de 4 triples, y acertó 1 de 3 desde la línea de personal.

Dentro de la pintura capturó seis rebotes defensivos, y mostró liderazgo en la dirección del juego al repartir ocho asistencias, además de recuperar dos balones, perdió otros dos y puso un tapón.

Love, que no había estado bien en los últimos dos partidos, se reencontró con su mejor juego ofensivo y aportó 25 puntos al anotar 8 de 10 tiros de campo, incluidos 3 de 4 triples, y estuvo perfecto 6-6 desde la línea de personal.

El base Kyrie Irving llegó a los 23 puntos y hizo posible que el ataque de los Cavaliers estuviese siempre en control del ritmo del juego y del marcador.

Richard Jefferson consiguió 11 puntos y seis rebotes, el escolta DeMar DeRozan con 14 puntos y el base Kyle Lowry, 13.

El partido quedó sentenciado al concluir el tercer periodo con un parcial de 100-60 por lo que en el cuarto los titulares de los Cavaliers ya no jugaron.

Los Cavaliers en la primera parte ya tenían a su favor 34 puntos de ventaja y nunca bajaron el ritmo del juego ni el dominio de las acciones dentro de la pista.

“Sabíamos que teníamos que reencontrarnos con nuestro mejor baloncesto de equipo y eso fue lo que sucedió”, declaró James al concluir el partido. “Estamos con la ventaja de campo en nuestro poder y 7-0 en los partidos que hemos disputado enCleveland“.

Si DeRozan y Lowry no tuvieron inspiración en el juego ofensivo, tampoco el pívot congoleño Bismack Biyombo pudo lucir en las acciones bajo los aros y logró sólo cuatro rebotes, comparados a los 40 con los que se combinó en los dos partidos anteriores, que fueron triunfos de los Raptors.

El pívot Tristan Thompson con 10 rebotes y nueve puntos ganó el duelo individual a Biyombo y al lituano Jonas Valanciunas, que regresó a la competición después de haberse perdido ocho partidos consecutivos por culpa de un esguince que sufrió en el tobillo derecho en la serie de semifinales ante los Heat de Miami.

Valanciunas en los 18 minutos que estuvo en la pista aportó nueve puntos.

El veterano ala-pívot argentino Luis Scola, que salió de titular con los Raptors, logró siete puntos al anotar 3 de 4 tiros de campo, incluidos un triple en dos intentos, y no fue a la línea de personal.

Scola, que jugó 15 minutos también repartió tres asistencias, capturó un rebote, y recuperó un balón, que tampoco salvaron a los Raptors de la derrota.

 

EFE