El Manchester City hizo bueno el triunfo logrado en el partido de ida en Ucrania (1-3) y después de empatar en casa con el Dinamo Kiev (0-0), selló este martes su pase a cuartos de final de la Liga de Campeones, instancia a la que accede por primera vez en su historia.

En un partido tedioso, carente de ocasiones y con ambos equipos jugando con una marcha menos -el City se sabía clasificado y el Dinamo Kiev tenía la hercúlea tarea de anotar tres goles-, los locales no se dejaron sorprender y lograron hacerse un hueco por primera vez en su historia entre los ocho mejores conjuntos de Europa.

No reservó a nadie el entrenador local, el chileno Manuel Pellegrini, que recuperó al marfileño Yaya Touré, ya recuperado de su lesión, en la mediapunta, junto a David Silva y Jesús Navas, y con el argentino Sergio Agüero solo arriba.

Sin embargo, la que se antojaba como una noche plácida para Pellegrini y sus hombres, se accidentó a los siete minutos, cuando el capitán, Vincent Kompany, sufrió la enésima lesión muscular de la temporada y tuvo que abandonar el terreno de juego renqueante.

Su compañero en la zaga, Nicolás Otamendi, duró poco más, ya que al 24 se retiró con molestias tras un choque con Buyalskiy. Así, en poco menos de media hora, el City, que recibe el domingo en el Etihad Stadium a sus acérrimos rivales del Manchestes United (16:00 GMT), tuvo que gastar dos de sus tres sustituciones.

En los soporíferos primeros 45 minutos se vieron más lesiones que disparos a puerta, en un choque soso y sin ocasiones, que despertó más de un bostezo entre los presentes en el coliseo ‘citizen’.

Hubo que esperar hasta el minuto 59 para ver la primera ocasión con relativo peligro del partido. Ésta llegó tras una buena triangulación entre Touré, Silva y Agüero que el arentino no acertó a mandar entre los tres palos.

A partir de ese momento se volcaron los locales sobre la meta del veterano Shovkovsky, que apenas un minuto después vio como Jesús Navas estrellaba el balón en el palo, quedándose a centímetros del 1-0.

Ambos conjuntos olvidaron el centro del campo y el encuentro se hizo de ida y vuelta. En el 63 fue la estrella de los ucranianos, el delantero Andriy Yarmolenko, el que pudo inaugurar el marcador, pero su disparo con la izquierda lo recogió, manso, un seguro Joe Hart.

Se calmó el partido con el carrusel de cambios, y, pese a que Yarmolenko estuvo cerca de batir al guardameta local en el tiempo de descuento, el marcador no se movió y el City selló la primera clasificación para cuartos de final de la Liga de Campeones de su historia.

– Ficha técnica:

0 – Manchester City: Hart; Zabaleta, Kompany (Mangala, m.7), Otamendi (Demichelis, m.27), Clichy; Fernando, Fernandinho; Jesús Navas, Yaya Touré, Silva (Sterling, m.79); y Agüero.

0 – Dinamo Kiev: Shovkovsky; Vida, Khacheridi, Dragovic, Antunes; Garmash (Sydorchuk, m.64), Miguel Veloso, Yarmolenko, Buyalskyi, Gusev (Yakovenko, m.62); y Teodorczyk (Derlis González, m.46).

Goles: no hubo.

Árbitro: Ovidiu Hategan (RUM). Amonestó a Otamendi (m.18), del Manchester City; y a Antunes (m.26) y Garmash (m.57), del Dinamo Kiev.

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Etihad Stadium (Manchester). EFE