El mariscal de campo tejano Andy Dalton volvió a dirigir a la perfección la ofensiva de los Bengals de Cincinnati que vencieron por 31-10 a los Browns de Cleveland en partido adelantado de la novena semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

La victoria permitió a los Bengals mantener el invicto en lo que va de la nueva temporada y además ser los primeros en conseguir la marca de 8-0.

Dalton lanzó tres pases de anotación al ala cerrada Tyler Eifert, que fue la gran figura del ataque aéreo de los Bengals al capturar cinco pases y ganar 53 yardas, el más largo fue de 16 y lo convirtió en anotación.

El pasador de los Bengals también apoyó con un bloqueo en una reversible para que receptor abierto Mohamed Sanu anotara y fuese el tercero de la noche que tenía el equipo de Cincinnati para el parcial de 24-10 con el punto extra que consiguió el pateador Mike Nugent, que estuvo perfecto con 4-4 y un gol de campo de 28 yardas.

Dalton completó 21 de 27 pases para 234 yardas, hizo tres envíos de anotación, que fueron todos para Eifert, no le interceptaron ningún lanzamiento, fue derribado dos veces y dejó en 139,8 el índice de pasador.

“Hemos vuelto a jugar un gran partido en todas las facetas con un ataque que nos respondió muy bien, la protección que tuve fue excelente, la defensa estuvo sólida y los equipos especiales hicieron también una labor brillante”, destacó Dalton.

Mientras que las tres recepciones de anotación por parte de Eifert le permitieron llegar a nueve en la temporada, un récord para un tight end del equipo.

Los Bengals también mejoraron a una marca de 8-0 por primera vez en la historia de la franquicia. Es la mejor racha que han tenido en una temporada.

Cuatro días después de una sacrificada victoria a domicilio en Pittsburgh (10-16) ante el equipo local de los Steelers, que les dio el control de la División Norte de la Conferencia Americana (AFC), los Bengals dominaron a los Browns (2-7) y al mariscal de campo Johnny Manziel en la segunda mitad.

Manziel ofreció algunos de sus mejores momentos en los primeros dos cuartos del encuentro. Cincinnati se fue al intermedio con una ventaja de apenas cuatro puntos 14-10, pero en la segunda parte, los Browns solo pudieron avanzar 32 yardas con dos primeros y 10.

El polémico mariscal de campo de los Browns completó 15 de 33 pases para 168 yardas, hizo un envío de anotación no le interceptaron ninguno, fue derribado tres veces y dejó en 71,3 el índice de pasador.

 

EFE