Para dar carpetazo a las sospechas de dopaje que lo atormentaron durante este año, el ciclista británico Christopher Froome, dos veces campeón del Tour de Francia, reveló los resultados de un examen independiente que se practicó para defender su trayectoria.

Tal como lo anticipó después de su segunda consagración en la “ronda gala”, el nacido en Kenia mostró sin temor los análisis a los cuales se sometió durante septiembre, en el Laboratorio de Rendimiento Humano GSK.

En el portal oficial de “Froomie” se compararon cifras recabadas en 2007 con las arrojadas hace unos meses, a fin de frenar de una vez por todas las voces que pusieron en entredicho su honorabilidad; en ellas se incluyen datos como el peso, la potencia máxima en cuanto a watts generados y el promedio de éstos en un lapso de 20 a 40 minutos.

“Los resultados de hoy espero que cuenten su propia historia. Las cifras dan una cosa muy clara para mí, si alguna vez necesitaba algún recordatorio. La habilidad natural es sólo una pieza del rompecabezas de lo que se necesita para ganar un evento como el Tour de Francia”, expresó.

El pedalista estrella del equipo Sky explicó que la comparación se basa en unas pruebas presentadas hace ocho años, cuando estuvo en el Centro de la Unión Ciclista Internacional (UCI), localizado en Suiza.

“El proceso también ha sido un viaje para descubrirme. Siempre me he enorgullecido de mi ética de trabajo, dedicación y perseverancia, pero sin las oportunidades y el apoyo del Sky y la selección británica yo no estaría donde estoy hoy, expuso.

Froome reconoció que “me siento orgulloso de pertenecer a un equipo que ha demostrado que se puede ganar las carreras más importantes del ciclismo en un mundo limpio”.

El medallista de bronce en la prueba contrarreloj de los Juegos Olímpicos Londres 2012, fue objeto de ofensas, cuestionamientos y rigurosos controles en su más reciente participación en el Tour, donde a la postre se coronó; sin embargo todos esos momentos ya son cosa del pasado y ahora sólo piensa en la temporada entrante.

“No puedo esperar para empezar a correr el año que viene, para luchar por un tercer título del Tour de Francia y, con suerte, formar parte del equipo de Gran Bretaña en los Juegos Olímpicos de Río 2016”, aseguró el discípulo de sir Dave Brailsford.

Además, se comprometió a seguir luchando para erradicar el fantasma del uso de sustancias ilegales en el ciclismo, pues “el engaño del pasado todavía proyecta su sombra sobre el presente. Mi esperanza es que una mayor transparencia como ésta pueda ser otro pequeño paso para ayudar a reconstruir la confianza en el deporte que amo”.

NTX