Jaguares de Chiapas llega a este destino turístico con la idea de capitalizarse con la venta de cuatro o cinco jugadores, afirmó el propietario del equipo, Carlos Hugo López Chargoy.Dijo que después de problemas económicos que enfrentó la directiva y que incluso estuvieron a punto de costarle no participar en el régimen de transferencias, una de las principales transacciones del conjunto sería la venta al América del mediocampista argentino Silvio Romero.

Aseveró que es prácticamente un hecho la salida del mediocampista sudamericano al conjunto de Coapa pues fue el que hizo la mejor oferta.

“Esperamos tener un semestre tranquilo, ahora venimos a Cancún a colocar cuatro o cinco jugadores para tratar de capitalizarnos, y traer otros de Sudamérica”, agregó.

Entrevistado al salir del primer receso del régimen de transferencias, el empresario comentó que quieren recuperar la estabilidad económica y que para ello pretenden reducir gastos, en la nómina que “está muy alta”.

Asimismo, reconoció que hay un grupo interesado en comprar el equipo, que no lo descarta, pero que en este momento está más que claro que Jaguares no sale de Chiapas y que eso se debe tomar en cuenta en las negociaciones.

Precisó que el interés de la familia Chargoy es mantener el equipo en Chiapas, que hasta el momento no ha recibido presión o cuestionamientos de la Liga MX o la Federación Mexicana de Futbol por el tema de la multipropiedad.

“Jaguares ahora es mi equipo, la liga no ha presionado en ningún sentido a la familia López Chargoy por el tema y pues vamos a trabajar para que funcione bien la escuadra”, reiteró.

NTX