Aunque el piloto mexicano Sergio Pérez estaba ilusionado en busca de sus primeros puntos de la temporada 2016 de Fórmula Uno, lamentó diversas situaciones que se lo impidieron en el Gran Premio de China.Tras una buena arrancada desde la séptima posición, un accidente obligó a la entrada del auto de seguridad, lo que afectó el accionar del piloto de Force India, quien al término de la carrera culminó en la undécima plaza.

“Hoy las cosas no salieron como quisimos y el momento del auto de seguridad no me ayudó. La salida fue muy buena y la carrera parecía prometedora. Rodaba en tercera posición cuando apareció el coche de seguridad y no tuve otra opción más que entrar a los pits, lo que me dejó atrás de la parrilla”, dijo.

Al término de la tercera fecha del mundial, la que ganó el alemán Nico Rosberg (Mercedes), el piloto mexicano dijo que la estrategia utilizada en el Circuito Internacional de Shanghái fue la adecuada, pero “la carrera no se desarrolló a nuestro modo”.

“Peleé duro porque los coches cerca de mí iban con neumáticos diferentes, y había varios autos recuperándose también. Todo esto le quitó mucha vida a mis llantas. Protagonicé buenas peleas, los puntos se esfumaron en la última parte de la carrera”.

Su coequipero, Nico Hulkenberg, quien acabó en la plaza 15 tras ocupar en algún momento el quinto puesto, calificó como frustrante el resultado final, pues la gran arrancada se vio afectada por el coche de seguridad, y la degradación de las llantas también le afectó.

“Al final fue una carrera frustrante, aunque la partida y los primeros giros fueron buenos. Cuando se apagaron las luces, salí disparado desde el lugar 13 al 5, ganando un lugar tras otro, pero el coche de seguridad tiró todo este trabajo por la ventana, porque me quedé atascado en boxes detrás de ‘Checo’ y perdí posiciones”, expresó.

NTX