Motivado por los últimos resultados, el piloto Sergio Pérez cuenta las horas para rodar en México, en el regreso de Fórmula Uno a este país, seguro de que el Gran Premio volvió para quedarse por muchos años y convertirse en un clásico.

Luego de subir al podio en el Gran Premio de Rusia y del quinto sitio del domingo en Estados Unidos, el piloto de Force India está listo para correr en el Autódromo Hermanos Rodríguez, “algo que nunca pensé que iba a suceder, será uno de los mejores momentos de mi carrera”, dijo.

Agregó que “no tengo ninguna duda de que esta carrera se convertirá en un clásico moderno de la Fórmula Uno, México tiene mucha historia en el automovilismo, los fans conocen el deporte, tienen gran entusiasmo y han estado esperando mucho tiempo para que volviera la Fórmula Uno”.

Expuso que las carreras en Rusia y Estados Unidos fueron una gran preparación para presentarse en casa y llega con mucha confianza, aunque no deberá distraerse por estar en su país, “voy a tener que dar el 100 por ciento para llevarme un buen resultado”.

Del trazado mexicano de 4.421 kilómetros de longitud, al que darán 71 vueltas, manifestó que ya tuvo la oportunidad de probarlo y es “un circuito fantástico”, con algunos cambios respecto al que recibió la última carrera hace 23 años “pero no creo haya perdido nada de su carácter”.

“Hay muchas secciones rápidas, pero al mismo tiempo existe una combinación de curvas lentas, de mediana velocidad y rápidas que garantizan una muy variada competencia”, refirió.

Además de que será espectacular pasar por la nueva sección en el estadio, cuando esté repleta de aficionados.

Expresó su felicidad porque la última curva recibió el nombre de Nigel Mansell, de quien dijo “es un héroe para los amantes del automovilismo en México y admiro todo lo que ha logrado” el último ganador del Gran Premio de México, es justo que haya sido honrado de esta manera”.

NTX