El día domingo 5 de diciembre, después del partido de futbol Pumas vs América aparecieron una serie de comunicaciones electrónicas en el llamado Twitter que se atribuyen a mi persona. Debo aclarar que no tengo ni he tenido nunca, ninguna cuenta electrónica de esta naturaleza.

No es la primera ocasión que esto sucede y hemos tenido que cancelar cuatro cuentas abiertas con mi nombre. En estas comunicaciones aparecen una serie de comentarios que pudieran interpretarse como críticas a las acciones de conducción o deportivas del Club Universidad.

Como Rector y como universitario estoy orgulloso de nuestros jugadores y de su entrenador. Seré siempre respetuoso de las decisiones y planteamientos que se hagan en torno a los partidos de futbol, y estaré al lado de nuestro club para su mejor desempeño y desarrollo. En el partido que me tocó presenciar enfrentamos a un gran equipo que se entregó con intensidad y buen futbol en la búsqueda de conseguir su pase a la fase final de este torneo.

Nuestros jugadores, sin excepción, se empeñaron también en el triunfo y el partido se desarrolló en forma intensa. La Universidad, por mi conducto, lamenta sentidamente la fractura tibial que sufriera Javier Güemez en una acción deportiva que, como lo asienta la cédula arbitral, no fue de ninguna forma intencional.

Lesiones de esta naturaleza suceden eventualmente y son el producto del entusiasmo deportivo y de la energía y entrega que acontecen durante entrenamientos y encuentros futbolísticos. Hacemos votos por la pronta recuperación integral de Güemez y su reintegración a las actividades futbolísticas del Club América.

Los partidos de la llamada liguilla han sido planteados de ida y vuelta. Si bien el club América dio un buen juego en el partido del domingo pasado, es también cierto que, por las mismas razones, el club Universidad superó al club América en el partido inmediato anterior. Esto nos permitió pasar a la final de este torneo y en ello, desde hoy y hasta el jueves, debemos concentrarnos y desearles, a nuestros jugadores y su entrenador, el mejor de los éxitos.

Reitero que la Universidad Nacional Autónoma de México tiene la convicción de que la tolerancia y respeto a las diferencias deben imperar en todas nuestras acciones; entre ellas, indudablemente, en las de carácter deportivo. Debo felicitar también al público asistente y a los grupos de animación de ambos clubes por el buen comportamiento que se mostró durante el citado encuentro y por el orden en el que se llevó a cabo el desalojo posterior a la terminación del partido.

No tuvimos que lamentar ningún hecho reprobable o de violencia a pesar de la intensidad de las emociones del juego. Le reitero al cuerpo directivo y a los jugadores del Club Universidad mis felicitaciones por sus logros y les deseo el mayor de los éxitos en la fase final de este torneo.

Dr. Enrique Graue Wiechers