El mexicano Saúl Álvarez y el puertorriqueño Miguel Cotto ya están en el Mandalay Bay de Las Vegas, hotel que albergará una de las peleas más esperadas del año entre los citados pugilistas.

“Canelo”, acompañado de sus entrenadores Eddy y Chepo Reynoso, arribó al inmueble apoyado por decenas de seguidores que lo vitorearon rumbo a la pelea donde él será el único que aspire a la corona de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Con música de mariachi y gritos de “¡Viva México!” y “¡Viva Jalisco!”, el pugilista tapatío hizo su llegada, confiado en la preparación realizada rumbo al choque del próximo 21.

“Quiero agradecer el apoyo que me brindan, es una gran motivación para mí, quiero decirles que estoy listo para el sábado, voy a entregar todo de mí”, comentó el pugilista, quien se declaró en condiciones para el reto.

“Él es un peleador inteligente, con experiencia, pero estamos listos para eso, nos preparamos, soy un peleador más sólido, me siento bien para este reto”, concluyó.

Minutos más tarde tocó el turno a Cotto de llegar, cobijado por su afición y entrenador Freddie Roach. El boricua arribó horas después de ser desconocido por el CMB como monarca mediano, luego que se negó a pagar las sanciones correspondientes al organismo.

El mismo “Junito” aseguró que prefirió ahorrarse cerca de 300 mil dólares que correspondían al pago de sanción por esta pelea, que defender el cetro, situación que no lo desconcentra, pues “estamos listos para vencer al Canelo y dar una gran pelea”.

NOTIMEX