Vaqueros de Dallas recibió hoy una buena noticia, luego que su estelar mariscal de campo, Tony Romo, regresó a las prácticas tras más de un mes entre algodones debido a la lesión que sufrió en una clavícula.

Romo fue colocado en la lista temporal de lesionados debido a la fractura que sufrió en el juego contra Águilas de Filadelfia, el pasado 20 de septiembre, y aunque todavía le restan dos semanas de convalecencia, el protocolo de la NFL ya le permitió reiniciar los entrenamientos.

Así, el estelar pasador volvió al campo de prácticas esta mañana en las instalaciones de Vaqueros en esta ciudad, donde realizó calentamiento y una práctica ligera de pases, informó la franquicia mediante un comunicado en su sitio en Internet.

En el documento, el entrenador en jefe de los texanos, Jason Garrett, indicó que “ya habíamos anticipado que lanzara un poco el balón, que tal vez hiciera algo de calentamiento de pases (pat and go) y luego algo de rutas individuales con el grupo de receptores”.

Y aunque, por reglamento, Romo no podrá volver a los emparrillados sino hasta la semana 11, para el duelo contra Delfines de Miami, su regreso a las prácticas prendió una luz de esperanza en el equipo, que en su ausencia acumula cinco derrotas en fila.

“Algo de lo bueno acerca de Tony, es que en su ausencia siempre estuvo al pendiente. No es que se haya alejado del todo, pero es bueno verlo lanzar un poco el balón”, indicó Garrett al término de la práctica del día.

Por el momento, Vaqueros se prepara para su encuentro de este domingo, precisamente contra Filadelfia, aunque ahora en calidad de local, con el veterano Matt Cassel en los controles, luego que el primer suplente, Brandon Weeden se fue con marca de 0-3, antes de que Cassel tomara el puesto, aunque al momento tiene registro de 0-2.

NTX