La NFL tendrá nuevo campeón, pues Broncos de Denver soportó estoico la reacción de Patriotas de Nueva Inglaterra, lo derrotó 20-18 en el juego por el título de la Conferencia Americana (AFC) y ahora luchará por su tercer anillo de Súper Tazón.

En vibrante duelo celebrado en el Sports Authority Field en la Milla Alta, los “Pats” dejaron el trono vacante cuando su mariscal de campo Tom Brady fue interceptado en el intento de conversión que hubiera nivelado los cartones, con 12 segundos por jugarse.

Los de Colorado esperan por el ganador del duelo entre Panteras de Carolina y Cardenales de Arizona, contra el que protagonizarán la edición 50 del Súper Tazón el próximo 7 de febrero en el Levi´s Stadium de Santa Clara, California.

La extraordinaria actuación de ambas defensivas se abrió paso entre los reflectores dominados por los quarterbacks Peyton Manning y Tom Brady, quienes han ofrecido grandes batallas antes y que varios apuestan, ésta fue la última debido a las edades de ambos, sobre todo del primero.

Pero pesó más el talento de la zaga “naranja” y, con drama incluido, permitió que Denver obtuviera un cupo para el “juego grande” por octava ocasión en su historia; de momento, los antecedentes le dan la espalda con récord de 2-5.

En la primera serie ofensiva de los anfitriones y segunda del encuentro, Broncos cabalgó desde su yarda 17 hasta la 21 de la grama contraria, punto desde el cual Manning conectó con el ala cerrada Owen Daniels (21 yd), quien entró sin problemas a las diagonales, no sin antes exhibir al apoyador Jamie Collins, al que dejó “sembrado”.

Con el marcador en su favor 7-0, la franquicia de Colorado continuó dando cátedra a la defensiva y justo estaba por sacar de sus casillas a Tom Brady y compañía, cuando al cierre del primer periodo vino una desatención local que inyectó de vida a los “Pats”.

Manning se disponía a ampliar la ventaja cuando, encerrado en su yarda 28, sacó un pase lateral que sorprendió al corredor Ronnie Hillman, quien no se quedó el pase pero tampoco se tomó la molestia de recuperarlo para evitar que el ovoide siguiera “vivo”.

Atento estuvo el apoyador Jonathan Freeny, para robar el balón y ante la marcación de pase incompleto por parte de los árbitros, el entrenador en jefe de Nueva Inglaterra, Bill Belichick, desafió la jugada y ganó la posesión.

Así pues, Patriotas resucitó con una extraordinaria oportunidad en la 22 del terreno enemigo, Brady de inmediato apostó por el corredor Brandon Bolden, quien realizó un formidable acarreo de 20 yardas y además, un castigo por rudeza innecesaria de Denver los puso a un “suspiro” de ingresar en la “tierra prometida”.

Los vigentes monarcas de la Liga no podían desperdiciar este escenario y pronto el corredor Steven Jackson hizo buenos los pronósticos con su touchdown de una yarda que los acercó solo a 6-7; luego que el pateador Stephen Gostkowski mandó desviado el punto extra, lo cual cortó su racha en 523 intentos correctos.

Cuando despuntaba el segundo cuarto y los ánimos “equinos” iban a la baja, el apoyador externo Von Miller interceptó a Brady, cuyo pase pretendía finalizar en las manos del ala cerrada Rob Gronkowski.

La acción de Miller, que instaló al arsenal “naranja” en la 16 de sus contrincantes, fue canjeada por siete puntos más en una serie ráfaga de Manning nuevamente para Daniels (12 yd) y con la eficacia del pateador Brandon McManus, la pizarra se actualizó a 14-6.

Con el orgullo herido, los de Fóxboro monopolizaron el ovoide durante 6:44 minutos y consiguieron un gol de campo de 46 yardas con el cual se reivindicó Gostkowski y recortó el margen a 9-14.

Patriotas iba a la alza, frenó rápido a Broncos, pero el encanto fue muy efímero, pues en su siguiente aparición, el quarterback de Nueva Inglaterra cometió su segunda pifia de la tarde, esta vez el “obsequio” fue para el esquinero Kayvon Webster, pero esa intercepción no se reflejó en el marcador.

Sin embargo, los de casa no se desanimaron por desperdiciar dicha acción y a 33 segundos de irse al medio tiempo, festejaron sendo gol de campo de 52 yardas patrocinado por un crecido McManus, por lo cual el tanteador al descanso favorecía 17-9 a los reyes de la División Oeste en el “joven circuito”.

A lo largo del tercer capítulo, ambas defensivas se fajaron y sólo los “Pats” pudieron incrementar su cosecha, a través de Gostkowski, quien clavó entre los postes una patada de 38 yd para coronar una secuencia de ocho jugadas, 47 yardas y casi tres minutos consumidos.

Fue hasta el cuarto acto que por fin los primeros de la siembra en la AFC contestaron la “ofensa” sufrida en el tercer episodio, al cabo de cinco minutos de posesión partiendo de su propia 39, pero en zona roja, Manning lanzó dos incompletos y no les quedó de otra más que volver a solicitar la presencia de su pateador, quien hizo válido un ensayo de 31 yardas para poner las cosas 20-12.

Con un Miller encendido que le tenía bien tomada la medida a Brady, éste batalló para hacer carburar sus embates y en un arranque de inspiración, logró situarlos en la 16 de suelo “equino”.

Aún con seis minutos por delante, pero condicionados por una cuarta oportunidad y una por avanzar, Nueva Inglaterra se la jugó con el receptor Julian Edelman, pero éste fracasó y hasta perdió terreno.

Manning siguió con las imprecisiones, por lo que pronto la ofensiva de Patriotas regresó al emparrillado y se coló hasta la 14 de sus adversarios para vivir un “déjà vu” en cuarta oportunidad y ahora seis por avanzar.

Con 2:25 en el reloj, el pasador cuatro veces ganador del trofeo Vince Lombardi se sintió nuevamente en confianza para arriesgarse, pero su disparo en busca de “Gronk” fue bien defendido por el esquinero Aqib Talib.

La defensiva patriota hizo su trabajo y devolvió rápido el control del balón a sus compañeros, quienes se aferraron al dicho de “la tercera es la vencida”, tocaron la puerta con 17 segundos de vida, suficientes para que Brady, en cuarta oportunidad, se sacara de la manga un pase anotador de cuatro yardas para Gronkowski.

Sin tiempo de celebrar, buscaron añadir las dos unidades que emparejarían los cartones, pero en plena zona de anotación el esquinero Bradley Roby arruinó los planes al quedarse con el lanzamiento de Brady.

Todavía Nueva Inglaterra depositó toda su fe en la patada corta, pero ésta fue recuperada por el back defensivo Shiloh Keo, quien dejó la “mesa servida” para la formación ganadora encabezada por el veterano Manning, quien hoy hizo buenos 17 de 32 envíos posibles, logró 176 yardas y dos pases de touchdown.

En tanto Brady, lejos de sus mejores actuaciones, firmó con éxito 27 de las 56 veces que soltó el brazo, cosechó 310 yardas, un agónico disparo a las diagonales, padeció dos intercepciones y cuatro veces fue sepultado.

Así, los visitantes se quedaron con las ganas de llevar a su equipo al “Super Bowl” por segunda campaña en fila y novena en la historia, lo cual hubiera sido un nuevo récord para la Liga.

Anotación por cuartos:

Total

Nueva Inglaterra 06 03 03 06 — 18

Denver 07 10 00 03 — 20

NTX